Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

El Pícaro brindó una nueva función

Carreras / 01.10.2018

EL-PICARO-CLASICO-NACIONAL-RICARDO-LYON-(3)

En la hípica chilena, uno de los dichos más reconocidos de los aficionados es que ‘no hay caballo fijo’, haciendo referencia a que ningún corredor tiene un compromiso ganado de antemano, por muy superior que pueda parecer en el papel. No obstante, ayer, en la previa del Clásico Nacional Ricardo Lyon (G1), en el Club Hípico, costaba mucho encontrar a alguien que fuera capaz de llevarle la contra a El Pícaro (Lookin at Lucky), enorme favorito de la carrera programada sobre 2.000 metros. Incluso los mismos allegados a sus rivales reconocían en los días previos que vencerlo sería tarea titánica. En la cancha el defensor del stud Panguipulli realizó una maciza presentación, que le permitió quedarse con la prueba central de la gran jornada del Domingo de Nacionales.

El pupilo de Patricio Baeza tuvo todo a su favor desde el comienzo. Mientras Ya Primo (Mastercraftsman), que aparecía como su más serio enemigo, largó muy mal, El Pícaro parecía flotar apenas abiertas las gateras, y sin necesidad de ser apurado por Guillermo Pontigo tomó la punta, por lo cual pudo venir en vanguardia, modalidad que más le acomoda.

Los primeros 400 metros los pasaron en 25.93 segundos, en una demostración de lo fácil que venía el líder. Así y todo, ninguno de sus rivales salió a molestarlo. Recién en el poste de los 800, Pampero Gaucho (Seville II), en el papel un outsider, dejó el corazón del pelotón para colocarse al lado de El Pícaro, el cual no se incomodó al recibir la inesperada compañía.

Ya entrando a la recta, Pontigo llamó a terreno a El Pícaro, y de inmediato empezó a desprenderse del grupo. Sus rivales ensayaron un ataque, pero les fue imposible igualar el tranco demoledor del favorito, que ante el júbilo de los 15 mil espectadores que se dieron cita en el recinto cruzó el disco de sentencia con una ventaja de 2 3/4 cuerpos por sobre Nombar (Mastercraftsman), que voló por la parte interna pidiendo a gritos más distancia. La tercera colocación, finalmente la compartieron Pampero Gaucho y Ya Primo.

"Este es un caballo con un coraje tremendo. Desde la partida que venía muy cómodo, se nos dio todo tal como lo esperábamos. En la recta los rivales trataron de atacarlo pero veníamos muy enteros. Ahora empezamos a pensar en El Ensayo (G1)", dijo Pontigo.

La prueba más importante de la temporada en el Club Hípico, que es también la primera etapa de la Triple Corona Nacional, se disputará el 2 de noviembre. Baeza confía plenamente en su pupilo. “Esperemos que en El Ensayo ratifique su calidad, serán 400 metros más, pero este es un finasangre que está preparado para esa exigencia", advirtió antes de referirse a las comparaciones que los aficionados hacen El Pícaro y Robert Bruce (Fast Company), al que también preparó el año pasado, que se fue invicto y como Cuádruple Coronado del Club Hípico a los Estados Unidos. "Entiendo que la gente haga comparaciones, yo creo que los dos son excelentes caballos, de un enorme nivel, pero son distintos, pues El Pícaro es puntero y Robert Bruce corre más de atrás. De todos modos, es un orgullo tener la posibilidad de entrenar caballos de este nivel".

No todo era felicidad para Baeza, que se mostró contrariado con las malas carreras de sus otros dos representantes, Brown Storm (Scat Daddy) y Toplucky (Lookin at Lucky), que ocuparon la sexta y séptima colocación. "En los primeros metros venían detrás de El Pícaro y parecía que estaban sin problemas, pero después en el derecho no tenían fuerza y no fueron protagonistas. Vamos a chequearlos para ver si está todo bien", finalizó el exitoso entrenador.

El Pícaro, egresado del haras Paso Nevado, respondió a la confianza de los fanáticos pagando el dividendo de $1,40, e impuso una marca para el doble kilómetro de 1m59s87/100. Esta fue su cuarta victoria en cinco presentaciones. Su única derrota fue con ocasión de El Debut Potrillos, en diciembre de 2017, donde lo batió Cariblanco (Awesome Patriot), que el sábado se quedó con el Gran Criterium (G1) en el Hipódromo Chile.

El Pícaro tiene como padre a Lookin At Lucky (Smart Strike), ganador en Chile de la Estadística de Padrillos de la Generación en 2016, Campeón 2 años en 2009 y Campeón 3 años en 2010 en USA. Su madre, La Sinvergüenza (Scat Daddy) no corrió y produjo a El Pillo, propio hermano de El Pícaro, que logró su único triunfo a los dos años. Su segunda madre es La Cimarra (Northair), ganadora de tres carreras en Chile, incluso de los clásico Luis Dávila Larraín (L) y República Oriental del Uruguay.