Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Cómo llegan los siete sudamericanos que fueron inscriptos en la Breeders' Cup

Internacional / 26.10.2018

Vale-Dori-final-(Benoit-Photo)

Conocidas las inscripciones y el orden de prioridades de las carreras de la Breeders’ Cup que tienen más anotados que gateras disponibles (hay un tope de 14, excepto la Turf Sprint, que acepta 12), la cuenta regresiva se acelera para esta edición que se hará en Churchill Downs entre el 2 y el 3 de noviembre, con récord de entradas recibidas por la organización: 221.

Hay ejemplares, es cierto, que aparecen en más de un cotejo, lo que no involucra a los sudamericanos, que serán finalmente siete: las argentinas Blue Prize (Pure Prize) y Vale Dori (Asiatic Boy) y la chilena Wow Cat (Lookin At Lucky) en la Longines Distaff (G1-1800m, arena); el argentino Hi Happy (Pure Prize), el chileno Robert Bruce (Fast Company) y el brasileño Quarteto de Cordas (Rock of Gibraltar) en la Longines Turf (G1-2400m, césped), y la argentina con campaña en Perú Smart Choice (Grand Reward), en el Filly & Mare Turf (G1-1900 m, céeped). Pudo ampliarse la lista si eran presentados otros que se clasificaron por el sistema “Win & You’re In”, como el chileno Nuevo Maestro (Ivan Denisovich), que había conseguido su lugar en la Mile al triunfar en el Gran Premio Club Hípico de Santiago (G1), o las argentinas La Extraña Dama (Catcher in the Rye) y Sinfonía Fantástica (Cima de Triomphe), ya destinadas a la reproducción. La primera viajó e inició su puesta a punto a las órdenes de Ignacio Correas IV, pero una lesión la apartó del entrenamiento y saldrá a subasta el mes próximo; la otra, ya fue servida por Safety Check (Dubawi) hace un par de semanas.

En cuanto a los que llegan a las distancias versiones de la serie, Blue Prize procede de tres primeros seguidos, incluyendo dos pruebas del sistema de clasificación directa, el Fleur de Lis Handicap (G 2), en la misma pista donde correrá ahora, y el Juddmonte Spinster Stakes (G1), el 7 del actual, en Keeneland. Tras ello, sólo una vez aceleró frente al reloj, cuando marcó 47s20/100 los 800 metros en la arena de Keeneland el viernes pasado. “Posiblemente el sábado haga la partida final. La va a correr otra vez Joe Bravo”, mencionó a LAT Correas, que con ella sí tendrá su primer desafío en el festival de grandes premios norteamericano más famoso. “Estoy tranquilo, no hay ansiedad”, sostiene.

Entre las adversarias estará Vale Dori, confirmada por Bob Baffert luego de haberse impuesto en el Zenyatta Stakes (G1), el 30 de septiembre en Santa Anita Park. Allí es donde siguió trabajando con intensidad. Pasó 1000 metros en 1m20/100 y 1400 en 1m26s60/100, junto a Abel Tasman (Quality Road), con la que ya venía ejercitando antes de volver a la victoria en la peor carrera de su compañera de aprontes, que igualmente fue inscripta. “Haber ganado el Grupo 1 me quita presión por mantenerla en entrenamiento cuando no venía tan bien. Valer Dori lo está haciendo muy bien y esta es su última gran oportunidad. Si no corría tan bien en la última no estaría aquí”, sostiene el preparador, que además  exterioriza las buenas sensaciones de Josep Talamo, el jinete de la argentina. “Está entusiasmado porque el otro día considera que tenía yegua en el final por si aparecía Abel Tasman”, revela. Y amplía sobre la explicación de por qué viajará con ambas: “Simplemente no quiso correr ese día. No ha dejado de trabajar muy bien desde aquel día, que pensamos que algún virus podía haberla afectado”, describe Baffert sobre la yegua que esta temporada obtuvo el Ogden Phipps (G1), en Belmont Park, y el Personal Ensign (G1), en Ssaratoga.

Chad Brown les sale al cruce con Wow Cat, que viene de lograr su primer éxito en los Estados Unidos, en el Beldame Stakes (G1), el 6 del actual en Belmont Park. Desde entonces, tan solo hizo un apronte cronometrado: 800 metros en 49s32/100 en la misma pista. “En los trabajos necesita compañía, está en buen estado”, dijo el cuidador.

Otro chileno, Robert Bruce, está entre las cartas que el cuidador llevará desde Nueva York, para probarse ante la campeona británica Enable (Nathaniel). “Sólo busco mantenerlo sano y feliz. Viene de correr una carrera dura, que lo obligó a terminar con parciales fuertes, pero pienso que sacó buen provecho del descanso desde ese clásico”, aporta Brown, que luego del placé en el Joe Hirsch Turf Classic (G1-2400 m), el 29 de septiembre en Belmont Park, se movió cómodo en la arena y en pasto, en igual escenario. Marcó 49s4/100 y 1m77/100, respectivamente.

La presencia de Hi Happy no está confirmada. “Es la idea, y por eso corrió en Belmont hace unas semanas y lo anotamos, pero evaluaremos los rivales en éstos días”, señalan desde La Providencia, su criador y propietario. Aquel placé en su reaparición en el Knickerbocker Stakes (G2-1800 m) fue parte de la puesta a punto, para no llegar con mucha inactividad, pues su anterior entrega había sido en agosto. El sábado pasado realizó su primer trabajo en el reloj desde aquella prueba del 8 del actual: 49s77/100 los 800 metros, en la arena, sin exigencias.

Quarteto de Cordas y Smart Choice tienen en común el hecho de haber ido luego de conseguir el pasaje en las clasificatorias de Brasil y Perú, respectivamente. El caballo fue el ganador del Gran Premio Brasil (G1), en Gávea, pero luego volvió a competir en el hipódromo de Río de Janeiro y fue segundo en la Copa ABCPCC (G1), en agosto. Desde su llegada a suelo norteamericano, el martes hizo recién su primer ejercicio cronometrado, cómodo, en el césped de Churchill Downs, donde correrá. Apareado, selló 1m3s80/100 el kilómetro, a más de media cancha. Su aclimatación tuvo que ser más acelerada que la de la yegua, que viajó poco después de imponerse en el Pamplona (G1), en junio en Monterrico. Ella estuvo ejercitando en Belmont Park, alternando entre la arena y el pasto, pero con mayor frecuencia en ese último terreno, donde lo más reciente fue haber pasado 800 metros en 49s33/100 el sábado, el día de la semana preferido para moverla con mayor intensidad este mes.