Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Raven Master voló alto en el final y manda en el Bosque

Carreras / 28.09.2018

RAVEN-MASTER-(27)

Después de dos intentos fallidos en el Hipódromo Argentino, que, por cierto, no fueron nada malos, Raven Master (The Leopard) volvió a su casa para quedarse con el Clásico Jockey Club de la Provincia de Buenos Aires (G2-2000 metros) en la actuación más importante de su campaña.

El representante del stud El Gruñón demostró lo que se venía presumiendo desde sus inicios: la distancia le cae muy bien y, seguramente, por la forma en que remató, será protagonista estelar del Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G1-2200 metros), la prueba más importante para potrillos en el Bosque.

“Es un gran caballo, de mucha calidad. Aquí arrancó muy bien en tiros cortos, ganando en 1100 y 1300, y por eso fuimos a Palermo donde no llegó lejos en la Polla de Potrillos. Por eso le teníamos una fe inmensa para hoy, la misma que le tuvimos desde antes de debutar”, cuenta Matías Medina, el espigado jinete que se dio el gusto de llevarlo a la victoria en sus tres triunfos.

Y si el potrillo respondió al gran concepto mostrando su clase, tuvo una gran aliado en su jockey. Porque Medina no se desesperó en ningún momento, ni cuando Guarro (Ever Peace) y This Way (Interaction) le sacaron unos cuatro cuerpos de ventaja al promediar el opuesto, cuando peleaba, palmo a palmo, el tercer lugar con Punto Bonus (Lizard Island), ni cuando apuró por fuera Farhero (Andromeda’s Hero) y por unos instantes retrocedió al quinto puesto.

Medina siguió junto a su conducido pegado a los palos hasta que en la recta se le abrió un hueco, se puso tercero en los 350 y ahí dio inicio la demoledora atropellada del descendiente de The Leopard, que en los 200 quedó segundo en forma fugaz ya que pasó de largo en los 150 para de ahí al disco sacarle tres cuerpos de ventaja a Dargreen (Greenspring), que vino especulando durante la mayor parte del trayecto y arriba achicó para acceder a su tercer place en cotejos de Grupo 2.

“Se hizo el trámite un tanto lento y no le vino mal. Vino cómodo toda la carrera y no demasiados lejos y cuando los de adelante movieron, él tenía resto y arrancó con mucha fuerza. Es un potrillo que de mañana no responde tan bien porque tiene bastante carácter. Pero a la hora de salir a correr, se transforma. Deja los nervios atrás y responde como hoy. Nunca falló”, acota Medina que tiene la ilusión de ganar su primer Grupo 1 con el potrillo de Luis Domínguez.

“Sería un sueño poder correr el Dardo Rocha con el potrillo. Creo que a más tiro va a rendir mejor, esa es la impresión que me dejó desde siempre. Habrá que ver qué dice el propietario de aquí en más”, remata Medina tras una tarde feliz.  

Seguramente, el mismo sueño tendrá la gente de This Way y Guarro, cuya pelea por la vanguardia desde temprano debió haberlos perjudicado, y también para los allegados a Dargreen, que arriba corría bastante y no le vendrán mal los 200 metros más del Provincia ni los 400 del Dardo Rocha.

Pero por ahora la corona es para Raven Master, que con una actuación brillante se convirtió en el líder de los potrillos del Hipódromo de La Plata, donde conquistó sus tres victorias y se mantiene invicto.

Habrá que ver si sus allegados siguen apostando por esta pista como todo parece indicarlo. Y si así sucede costará mucho contener esa fuerte estocada final en los cotejos jerárquicos que se avecinan, los más importantes de la temporada.

Raven Master es hijo de The Leopard (Storm Cat) y Miss Finita (Mutakddim), ganadora de dos carreras en La Plata. Se trata de su primera cría. Su segunda madre es Dear Peggy (Southern Halo) con idéntico número de triunfos que su hija, pero en Palermo. Es, además, responsable del propio hermano de Miss Finita, Mister Tin, laureado en los clásicos Clausura (G2), Italia (G3), Irineo Leguisamo (L) -en dos ocasiones-, y Tresiete (L).