Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Electrónica tiene un magnetismo con el disco

Carreras / 17.09.2018

ELECTRONICA-16SEPT

Escuchar a Jorge Da Luz decir que “la potranca va a ir mejorando, todavía falta para que esté como yo espero” luego de imponerse por cuatro cuerpos y medio en Maroñas suena desmoralizante para cualquier otro entrenador que tenga una ilusión de vencer a Electrónica (Texas Fever). Ayer, a solamente dos semanas de haber ganado la Polla (URU-G1), utilizó el Clásico Sarandí (URU-G3) como entrenamiento para no llegar a la próxima etapa del proceso selectivo con mucho más recorrido por explorar. El primer desafío en la milla había sido superado y ahora llegó sin apremios a los 1800 metros, donde cruzó el disco a voluntad, casi como si un magnetismo la atrajera hacia allí. Las últimas siete veces que pisó esa cancha por la tarde la representante de la caballeriza Haya Luz fue para sacarse la foto.

Martín Dávila no le pidió velocidad al comienzo y le demandó la justa y necesaria en el tramo final, cuando se despegó del lote que había corrido sin apuro y comprimido en un puñado de metros hasta llegar al derecho. Electrónica había asomado adelante segundos antes de completar la curva casi sin proponérselo, después de que Fanática (Saratoga Storm) ganara el pique pero fuera contenida para evitar una lucha que nunca se dio, y de que Más te Vale (Alexander of Hales) mostrara el camino sólo porque alguna debía hacerlo y la brasileña Feiticeira Kowboy (Kodiak Kowboy) se había quedado en su box.

Se hizo una carrera muy lenta. No era lo que esperaba. Cuando venían corriendo y vi que ella iba para adelante pensaba que estaba bien que Martín la dejara correr, porque no se podía esperar mucho”, sostuvo Da Luz, que ahora va a “ver cómo se recupera, para evaluar si vamos al Selección o al Jockey Club”, indicó, ante la consulta que se le hizo ante las cámaras del circuito cerrado de televisión de Maroñas. Le costó cinco carreras encontrar la victoria y luego sólo alteró su marcha triunfal la influenza, que la tuvo dos meses fuera de juego, hasta que utilizó la Polla de Las Piedras para estirar los músculos y sintió la inactividad al llegar cuarta. Una anécdota en medio del vendaval de festejos.   

En esta oportunidad, Soy Atractiva (Ecclesiastic), que venía de arribar tercera en la Polla de Potrancas de ese mismo hipódromo, capitalizó su segundo placé clásico, aunque con suspenso. Un sesgo en mitad de la recta final motivó el reclamo de Everton Rodrigues, jinete de la brasileña Imennsa Vendetta (First American), que quedó tercera en la pista y tuvo poca reacción cuando aquella la cruzó. Los jueces entendieron que ese movimiento no había sido todo lo decisivo como para alterar el orden, más allá de que Pablo Menyou habrá notado que cuando se fue hacia los palos con su dirigida fue el único momento en el que su posición estuvo en peligro. Nada podía hacer por limar diferencias con Electrónica, pero arribó dos largos delante de su adversaria más cercana.