Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Vendido Tato Key, El Alfalfar tiene relevo con Crisóstomo Key

Carreras / 17.08.2018

CRISISTOMO-KEY-(15)

Después del inesperado resbalón sufrido en el Clásico El Sembrador, Crisóstomo Key (Key Deputy) se recuperó rápidamente y se llevó el Clásico Jockey Club de Azul (L-1100 metros) disputado en el Bosque platense en el que dio una muestra de coraje y clase, ilusionando a la gente del Haras El Alfalfar con sumar su segundo Clásico Ciudad de La Plata (G2) consecutivo, después de ganarlo el año pasado con Tato Key (Key Deputy), que fue vendido y no irá por el bis.

En su segunda visita al escenario sureño –en febrero había escoltado a As del Paraíso (Angiolo) en otro Listado- , el pupilo de María Fernanda Álvarez largo algo frío después de mostrarse un poco nervioso antes de ingresar a partidores, pero enseguida se puso segundo en pos del puntero Dalton Bay (Don Valiente).

En los 600 le dio caza y al pisar la recta comenzó a despegarse, pero nunca pudo sacar una luz grande de ventaja. De hecho, cuando logró sacarse del todo de encima al conducido por Matías Medina, por los 200 finales, apareció con fuerza  Spending Limit (Sebi Halo), que finalmente lo escoltó desde ¾ de cuerpo. Pero Facundo Coria, que lo volvió a guiar con acierto como en cada éxito, no debió exigirlo al máximo. Llegó al disco con buena acción y dejó una grata imagen el gigante de Alfredo Camogli.

“Es un caballo guerrero y hoy lo demostró. Los otros dos no aflojaban pero él se mantuvo y ganó muy bien. El otro día en Palermo lo había afectado la cancha pesada y al final se cansó. Hay que considerar que es un caballo de 570 kilos. Es guapo y tiene clase como todos los Key Deputy. Me gustó como ganó”, señaló María Fernanda Álvarez, una de las hacedoras del héroe de la tarde.

En los inicios de su campaña lo trajimos acá, pero el caballo estuvo medio indócil en el viaje y por eso preferimos que siga su campaña en Palermo. Pero ahora que se vendió Tato Key, Alfredo (Camogli) prefirió que viniéramos acá para ver si puede seguir el camino hacia el Ciudad de La Plata, que es una carrera que a él le gusta mucho. Yo creo que no va a tener problemas en 1200 metros. En pruebas de velocidad se desempeña bien en todos lados. Va madurando y la idea es que llegue bien a noviembre”, agregó la entrenadora.

El horizonte es claro. Si debía aprobar un examen de cara al 19 de noviembre, Crisóstomo Key lo hizo ayer con la mejor calificación. Le ha dado hasta el momento a su gente grandes satisfacciones, ya que no cualquier potrillo lleva hasta el momento cinco victorias, cuatro de ellas dentro del plano jerárquico.

Crisostomo Key es hijo de  Key Deputy (Deputy Minister), a la fecha uno de los padrillos más consagrados en cuanto a precocidad en Argentina, y Cris The Cat (Easing Along). El vencedor del Clásico Jockey Club de Azul es, además, propio hermano de los ganadores Francis Key, Satisfaction Key y Angie Key. Su segunda madre es Cris Flame (Bold Flame) que obtuvo dos victorias en Palermo y produjo a la notable velocista Quebramar (Compatible), que se impuso en diez carreras en Palermo y San Isidro, incluídos los clásicos Venezuela (G2), General Alvear (G3), General Arenales (G3), Producción Nacional (G3), Lotería Nacional (G3), General Güemes (L) y Asociación Argentina de Fomento Equino (L).