Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Robert Bruce tiene el cielo como techo

Carreras / 14.08.2018

robert-4

El deporte chileno, que por más de un siglo veía de lejos como otros países festejaban grandes logros, ha tenido una irrupción ganadora en los últimos 20 años, gracias a la aparición de los tenistas Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú, a la Selección de Fútbol bicampeona de América y, últimamente, a Joaquín Niemann, considerado por los expertos como el futuro mejor golfista del mundo. Un nuevo nombre podría sumarse a este selecto grupo. No es un humano, claro, sino un purasangre de carrera, pero es tan chileno como los demás. Se trata de Robert Bruce (Fast Company), insigne ganador, el sábado pasado, del Arlington Million (G1), y que parece tener todas las condiciones para consolidarse, en el corto plazo, como el mejor caballo sobre césped en Estados Unidos.

 

Su victoria, obtenida en el hipódromo de Arlington Park, ubicado en Chicago, se transformó en el hito más importante para la hípica chilena en Estados Unidos en los últimos 17 años. Desde que Lido Palace (Rich Man's Gold) se alzara con el Whitney Handicap (G1) en 2001, ningún otro caballo del país había vuelto a ganar una carrera con una bolsa de premios igual o superior al millón de dólares.

 

De todos modos, lo que está mostrando Robert Bruce no sorprende a la afición de su país natal. Ya el año pasado, cuando logró la Cuádruple Corona del Club Hípico, se le comparaba con Wolf (Domineau), considerado el mejor caballo de la historia de la hípica chilena. En Estados Unidos, en tanto, apenas había corrido dos veces, ganando en su debut el Fort Marcy Stakes (G3) y siendo sexto en el Manhattan Stakes (G1), aunque después de sufrir un recorrido con muchos tropiezos, ya que nunca encontró pista libre. Esa actuación le costó caro a Tyler Gaffalione ya que hizo que los responsables del cuatro años optaran por prescindir de sus servicios ocupando su lugar en la silla Irad Ortiz Jr., un jinete consolidado dentro del corral de Chad Brown.

 

"Es un finasangre con mucha calidad, no era una carrera fácil porque había mucho tráfico, pero cuando vio pista libre se entregó totalmente. Este es uno de esos ejemplares que hacen todo lo que le pides", dijo Ortiz, que ganó por primera vez la afamada Arlington Million.

 

No tan sorprendido, pero igualmente feliz, se encontraba Carlos Eugenio Lavín, uno de sus propietarios (Haras Convento Viejo), que viajó a Estados Unidos para ver la competencia. "El caballo venía muy atrás, pero tiene un cambio de velocidad increíble. Es todo inesperado lo que estamos viviendo, de haberlo criado en Chile a estar ahora en Chicago, ganando una carrera tan importante como esta", declaró Lavín tras el triunfo.

 

El futuro del corredor, eso sí, está en manos del entrenador Chad Brown, quien dio señales acerca de la que podría próxima actuación, pues dijo que como estación intermedia a la Breeders' Cup Turf lo anotaría en el Joe Hirsch (G1) que se correrá en Belmont Park el próximo sábado 29 de septiembre.

Mientras, en Chile las ilusiones crecen con respecto al futuro del ejemplar. "Este es el mejor caballo que me ha tocado entrenar. Es un crack. Su proyección es insospechada". afirmó Juan Pablo Baeza, el que fuera su primer entrenador.

 

Luigi D'Alessandri, manager del Haras Convento Viejo, tampoco lograba salir de su asombro. "Lo que hizo Robert Bruce es tremendo. Lleva poco tiempo en Estados Unidos, apenas ha corrido tres veces y ya ganó la Arlington Million, eso enaltece aún más su calidad. Además, que esta carrera se la llevó en apenas 150 metros, con un cambio de ritmo impresionante. Creemos que será un caballo importante en Norteamérica. Chad Brown, desde un principio nos dijo que es un corredor especial, pero pensamos que la prueba máxima a aspirar es la Breeders' Cup Turf. Si bien es cierto nos invitaron a correr la Japan Cup (G1), las Breeders' son la mejor vitrina para un caballo pensando en su futuro no solo como corredor, sino también como reproductor", dijo al programa Partieron de Radio Nacional.

 

La victoria del sábado entusiasma también a los brokers y criadores. En el último lustro ha habido muy pocas ventas de caballos chilenos al extranjero, y la mayoría de los ejemplares que se radicaron en hípicas más desarrolladas fueron debido al entusiasmo de sus dueños, no por transacciones. Pero esto podría cambiar, según cuenta Juan Pablo Sullivan, de Sullivan Bloodstock: "Robert Bruce ratificó ser un caballazo, y si bien es prematuro, camina para ser uno de los mejores sobre pasto en Estados Unidos. Eso es muy positivo, pues los compradores empezarán a mirar con otros ojos a los caballos chilenos, considerando que también tenemos en ese país a muy buenos corredores como Wow Cat (Lookin at Lucky), Full of Luck (Lookin at Lucky) y Kurilov (Lookin at Lucky" afirma.

 

Por un lugar en la historia

 

De continuar sano, Robert Bruce podría superar todos los hitos de la hípica chilena de los últimos 20 años. Para empezar, solo Lido Palace (Rich Man's Gold) ha sido capaz de ganar tres Grupos 1 en Estados Unidos, siendo, además, el que más dinero ha acumulado en premios (US$2.705.000), una meta alcanzable considerando que el defensor del stud Convento Viejo recién cumplirá físicamente cuatro años el próximo 26 de octubre.

 

Además, en caso de confirmarse su presencia en la Breeder's Cup Turf (G1), el campeón podría ser el primer ejemplar chileno en ganar una de las pruebas del circuito de carreras más importante del mundo. Si logra cumplir con ambas metas, ingresará firme en la discusión por ser el mejor caballo de la historia chilena.