Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Lost Treasure apareció en el momento justo

Carreras / 13.08.2018

lost-treasure-(4)

En su primera visita al Bosque platense, Lost Treasure (City Banker) alcanzó el mejor triunfo de su campaña al adjudicarse el Clásico Manuel F. y Emilio Gnecco (G3-1600 metros) en el que se impuso por el hocico a la favorita Vivo Enamorada (Not For Sale) en otro desenlace apasionante de los que nos viene regalando el turf argentino en las últimas semanas.

La representante del stud haras El Gusy, que hasta el momento había repartido sus triunfos entre el césped sanisidrense y el palermitano, no sintió el cambio de superficie y corrió en forma extraordinaria, muy bien guiada por Adrián Giannetti, quien no regaló ni un centímetro a lo largo del trayecto.

Sexta en un inicio, cuarta en el codo y tercera a poco de pisar la recta, la pupila del suspendido Daniel Etchechoury salió con fuerza en los 200 cuando Vivo Enamorada ya se había sacado de encima a la puntera My Frida Kahlo (Grand Reward) y pretendía encaminarse al triunfo de la mano de Pablo Carrizo.

Pero esta vez pudo más la muñeca de Adrián Giannetti y después de unos pocos minutos de suspenso que generó la bandera verde, el triunfo quedó en poder de Lost Treasure para satisfacción de sus allegados, que decidieron probar suerte en un escenario nuevo y ganaron la apuesta.

“La idea era ir marcando lo más cerca posible a la tordilla que venía de ganar muy bien en esta cancha. Pero como adelante el trámite se hizo ligero, vine esperando a la mía hasta que en el derecho fui a buscar. Se hizo dura la puntera pero la mía respondió bien y pude tapar en el disco”, señaló tras la carrera Adrián Giannetti, jinete de la vencedora.

Y añadió: “Veníamos de ganar muy bien un hándicap en San Isidro y nos animamos a hacer el viaje. La verdad es que la yegua agarró muy bien la pista, que está en óptimo estado, y se nos dio. No me va a extrañar si volvemos a probar suerte por aquí”, agregó el jinete que está atravesando un muy buen momento.

Fue la séptima victoria de Lost Treasure, la más importante a nivel jerárquico, un terreno en el que ya ha vencido en cuatro oportunidades, todas en esta temporada. Pastera por excelencia, demostró que la arena, superficie en la que corrió poco a lo largo de su campaña, no le cae nada mal. Pasa por un muy buen momento y no extrañará que dé un nuevo salto de calidad en sus próximas actuaciones.

Lost Treasure es hija de City Banker (Lode), uno de los mejores exponentes de su generación y laureado del Gran Premio Jockey Club (G1), Gran Premio Estrellas Classic (G1), Gran Premio Miguel A. Martínez De Hoz (G1) y Clásico Ensayo (G2), y Landy Lady (Roy) que logró tres triunfos en Palermo y San Isidro, y es madre de las también ganadoras Lady Landy (Orpen) y Landy Girl (Aptitude).