Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Joy Nidera ratificó la supremacía de las potrancas de Coco Bullrich

Carreras / 05.08.2018

JOY-NIDERA-(7)

Paradojas que tiene el turf. A meses de su definitiva liquidación, el Haras La Biznaga no para de festejar. Una semana atrás fue el turno de Joy Nikita (Fortify) en las Dos Mil Guineas de la pista de césped sanisidrense y en la jornada de ayer la que voló alto fue Joy Nidera (Fortify), que atropelló con fuerza en los 300 finales para quedarse con el Clásico Luis María Campos (G2).

Y en la victoria de la heroína de la tarde volvieron a asociarse jinete y entrenador: Fabricio Barroso, que brilló en la montura de la potranca, y Roberto ‘Coco’ Bullrich, que viene disfrutando una temporada excepcional en la que también vio cruzar vencedora en varios clásicos a Atómica Oro (Orpen), la joya que dejó el país para transformarse en madre en Japón.

Después de la floja actuación que había cumplido en el Juvenile Fillies (G1) en el mitin de las Estrellas, la nieta de Bernstein respondió al concepto que le tienen su trainer y sobre todo su jinete, quien la había elegido en su última actuación. “A él siempre le gustó mucho”, confió Bullrich, quien no escatimó elogios para Barroso: “La ganó él”, dijo.

Tiene razón el cuidador: Barroso la corrió fenómeno. Vino expectante, entró a la recta ganándole a una rival y de los 300 a la raya voló por fuera de todas para guiar a su preferida a la victoria más importante de su breve campaña.

“En las Estrellas, bajo la niebla, la potranca salió enojada. Vino más cerca de lo aconsejable y al final se cansó. Hoy la idea era venir más expectante y hacerla correr de lleno en el final. El desarrollo se nos hizo favorable y el resultado está a la vista”, comentó Fabricio Barroso tras el pesaje reglamentario.

Y el desarrollo favoreció a las que vinieron de atrás. Porque la favorita Spring Glory (Manipulator) esta vez salió bien de punta y la enemiga Zapeada (Señor Candy) no quiso darle respiro. Entre ambas armaron un trámite violento y las atropelladoras no perdonaron.

Cargaron a la par Kambara (Orpen), Joy Rosetta (Fortify) y Joy Nidera y finalmente prevaleció la de La Biznaga que dejó a la conducida por Gustavo Calvente a ¾ de cuerpo, finalizando tercera Zapeada a medio cuerpo después de hacer en gran parte el gasto de la carrera junto a la puntera. Todo en el buen registro de 1m33s49/100.

“La verdad es que este padrillo (Fortify) es cosa seria. Y la potranca también. Hoy demostró lo que no pudo hacer en las Estrellas y eso es gran mérito de su jockey que fue quien me dijo que lo mejor era traerla escondida a diferencia de lo que había pasado en aquella ocasión. El gran mérito es de él”, señaló Roberto Bullrich con la tranquilidad que lo caracteriza.

Y con respecto al futuro de las dos potrancas de La Biznaga, dijo: Joy Nidera va a la Polla seguro. Con Joy Nikita vamos a ver qué hacemos, porque viene corriendo todas las pruebas del proceso selectivo y tal vez le demos un descanso. Igual, no descarto que corran las dos”.

Ya sea con una o con las dos, Coco tendrá un buen arsenal para apuntar a la Polla. Igual, hay varias que exigen revancha y la merecen, tal el caso de Kambara, que sigue evolucionando, y de Zapeada, que pudo haber llegado a destino si el desarrollo no hubiese sido tan ligero. Y no son las únicas: la Polla, sin duda, será espectacular.

Joy Nidera es hija de Fortify (Distorted Humor) y Stormy Nimble (Bernstein), ganadora de Gran Premio Eliseo Ramírez (G1) y Gran Premio 1000 Guineas-Cons. de Potrancas (G1) y que como madre produjo, entre otros, a Hat Ninja (hat Trick), laureado en los clásicos Provincia de Buenos Aires (G2) y Ensayo (G3), además de placé en el Forli (G2).