Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

¡Si no es él, son sus hijos!

Internacional / 01.07.2018

LATROBE

Los pequeños O’Brien le jugaron una mala pasada a su padre en el Derby irlandés (G1). Fue Latrobe (Camelot), preparado por Joseph y con la monta de Donnacha, el que dio al traste con la estrategia perfecta de Ballydoyle para ganar la prueba con Saxon Warrior (Deep Impact). De hecho, los cuatro potros que presentó Aidan O’Brien coparon las plazas que van del segundo al quinto lugar.

Donnacha O’Brien le dio a su caballo un recorrido perfecto, situado a la grupa de Rostropovich (Frankel), mientras que el favorito avanzaba algo más retrasado. Así se llegó a la recta final, cuando Ryan Moore decidió sacar a Saxon Warrior por el exterior, llegando a emparejarse con Rostropovich y Latrobe, pero siendo incapaz de asestarles el golpe definitivo. Su tercer puesto dista mucho de las expectativas que generó el japonés tras su triunfo en las 2000 Guineas (G1) en mayo.

Tercer clásico del año para Donnacha

El pequeño O’Brien suma el Derby irlandés a sus éxitos obtenidos con Saxon Warrior en las 2000 Guineas y Forever Together (Galileo) en Las Oaks irlandesas (G1). “No tenía pensado ir en punta, pero al ver que no se iba rápido decidí mantener mi lugar. Es un momento especial, todavía no lo he asimilado. Latrobe siempre ha corrido bastante bien, pero en un par de ocasiones corrió peor de lo esperado. Eligió el Día D para demostrar que es muy bueno” explicaba Donnacha.

Latrobe, que venía de salir de perdedor tres semanas después de ser segundo en el Gallinule Stakes (G3), es un buen potro que puede ir a más con el aumento de distancia con claro perfil para el St. Leger (G1), carrera para la que su cuota se ha visto reducida a 5/1, mientras que su victoria en el Qatar Prix de l'Arc de Triomphe (G1) y Melbourne Cup (G1) paga 20/1 y 25/1, respectivamente. Esta última es el sueño de su propietario, el australiano Lloyd Williams. El año pasado en Flemington, Joseph ya derrotó a su padre con Rekindling (High Chaparral) en la carrera que detiene a una nación.

Aidan O'Brien y su partícular 12+1

Aidan O'Brien ganó su decimotercer Derby irlandés, pero este último como padre del entrenador y jinete vencedor, algo que no cuenta en las estadísticas. Pese a la derrota, aseguró vivir un momento único: “No sé qué decir, es un día muy especial. Este deporte es muy competitivo, ellos trabajan duro todos los días. Si uno de mis caballos hubiera batido en el último tranco a Latrobe, habría sido muy duro para los chicos. Trato de ganar siempre, como todos los demás”.

Primer clásico para Camelot

Joseph O'Brien estará orgulloso de haber comprado al potro de 75,000 euros en Tattersalls, cuando de foal costó 88,000 a Mag O'Toole en Goffs. Fue criado por Sweetmans Bloodstock y pertenece a la primera producción de Camelot (Montjeu) a quien le ofrece su primer Grupo 1 y su primer clásico. Bajo el entrenamiento de Aidan O'Brien, Camelot ganó las 2.000 guineas (G1), el Epsom Derby (G1) y su homólogo irlandés, antes de perder su condición de invicto y la Triple Corona en St. Leger. Después de fallar en el Arco, corrió tres veces a cuatro años, sin recuperar su mejor nivel. Question Times (Shamardal), su madre, fue segunda en el Bosra Sham Fillies Stakes (L), a dos años. Ya como yegua madre produjo de inmediato a Diamond Fields (Fastnet Rock), ganador del Gladness Stakes (G3) el año pasado. Su segundo producto, Entangling (Fastnet Rock), ha ganado dos handicaps.