Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Es tiempo de galopar

Carreras / 21.07.2018

SWEET-MANA-(Duprat)

El Clásico Ignacio e Ignacio F. Correas perdió su condición de Grupo 1 en 2005, pero sigue siendo una prueba de referencia para las hembras adultas galopadoras. Ahora como Grupo 2, aparece como la primera cita de la especialidad en el segundo semestre en Palermo, cuya arena recibirá en este caso a siete yeguas de tres generaciones.

Hubo una confusión sobre la inscripción en las Estrellas, porque le faltaba una cuota, y por eso no pudo correr el Distaff. Entonces, nos pusimos a mirar el calendario y, como ella viene corriendo en el pasto, teníamos recién en agosto el Clásico La Mission, otro Grupo 2”, explica el entrenador Roberto Bullrich, sobre el cambio de rumbo con Sweet Mana (Easing Along), que todavía no cumplió su primer año en las pistas, pero ya es un símbolo de la categoría.

Es un desafío lindo correr 2500 metros en la arena. A la yegua la veo bárbaro y las dudas no están sobre cómo está, porque además trabajó muy bien. Las incógnitas son el terreno, donde apenas corrió una vez en la de San Isidro cuando era perdedora, y la distancia, en la que no experimentó aún. Pero tiene calidad, ya ganó 2200 metros y vamos a ver si puede venir a la expectativa, y si se mueve la carrera, mejor”, agrega Coco, que este año la ha inscripto en cuatro clásicos. De los tres que ya corrió, se impuso en el último, el Partícula (G2), en el pasto y esperando la recta final para atacar.

Será también un examen para Paddock Seattle (Seattle Fitz), con fogueo ante las mejores potrancas el año pasado y retomando el circuito luego de su tercera victoria. “Está volviendo. Ganó muy bien en La Plata, y en las Estrellas, que era una carrera muy dura, Orteguita se apuró un poco en el codo, por afuera de Sinfonía Fantástica, porque sentía que venía muy bien y quiso ir a definir la carrera, y la yegua no remató como esperábamos. Estaba como para esperar y sumarle un placé clásico”, relata Enrique Martín Ferro, su preparador, incluyendo en la descripción del Distaff a la actitud de su yegua respecto de la descendiente de Cima de Triomphe que era la favorita.

No hay una yegua dominadora ahora que se fue La Extraña Dama”, apunta sobre el vacío que dejó la partida a los Estados Unidos de la hija de Catcher in the Rye. “No es tan bravo este clásico, y ella quedó muy sana y es galopadora. La de Coco me da la impresión de que corre más en el pasto que en la arena y Star Austral es muy irregular y eso me da argumentos para creer que puede estar definiendo”, evalúa Quique, poniendo en el ring ahora a Sweet Mana y a la descendiente de Cosmic que presenta Humberto Benesperi.

Martín Ferro también anotó a la brasileña Cote Fleurie (Public Purse), que termina de salir de perdedora en La Plata en su tercera presentación. “Tiene unas condiciones de fondista tremendas, con madre por Galileo y un abuelo paterno galopador. Las primeras carreras la corrí en 1400 y 1600 metros para que agarre un poco de ritmo y, cuando la vi bien, la llevé a La Plata y ganó en 2000”, la presenta Enrique. “La preparé especialmente para este clásico. Está muy bien, trabajó de segunda vuelta en 1m28s (1400 m), echó 1m15s (1200 m) de partida final, y consideramos que tiene condiciones para hacer un muy buen papel”, advierte sobre la representante de Stud Nosotros, afincada en San Isidro.

Benesperi es otro que llevará dos, pero desde La Plata. Star Austral es la única del lote que corrió la distancia, en la última y frente a los machos. “Esta carrera no tiene la exigencia del otro día. Esperaba que pudiera correrla y ella ya llegó a los 2500 metros y no anduvo mal, lo que no es un dato menor. Las milleras pueden ir a los 2000 metros, pero saltar a los 2500 es otra cosa, hay que cambiar más el aire”, explica, mientras intenta decodificar el posible desarrollo. “Seguramente irá adelante Nonstopyou, que es como sabe correr”, imagina. La hija de Cima de Triomphe, la más veterana del grupo, ha ganado el Handicap Seductor, en el césped pesado, en mayo y quedó lejos de Sweet Mana luego. “La de Coco es la rival a vencer”, agrega Humberto.

Además, el Colorado viaja con Royale Start (Jump Start), a la que se subirá por primera vez Pablo Falero. “Apuesto a su experiencia para este tipo de carreras y desarrollos, porque creo que es una yegua que sirve para la larga y él puede hacerla rendir”, explica. Y añade: “Anda muy bien. En apariencia es una rival inferior, pero pocas veces encontré las carreras que quería para ella. Tiene una en 2200 metros que llegó segunda en San Isidro y fue muy valiente”.

En el reciente tercero, cuatro cuerpos la separaron de la vencedora, La Limeñita (E Dubai), que justamente aquí tendrá su bautismo clásico. A tres semanas de alcanzar su tercer triunfo, el desafío es estar a la altura de las circunstancias.