Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Dulce Sueño se hizo realidad

Carreras / 03.07.2018

DULCE-SUENO

En final ajustado, Dulce Sueño (Pure Prize) alcanzó el triunfo más importante de su campaña al adjudicarse el Clásico Inés Victorica (G3 – 1600 metros) en el que hizo realidad su primer éxito en el plano jerárquico.

La reservada del Haras De La Pomme vino cómoda, siguiendo a la puntera Empiric Rules (Roman Ruler), una yegua que venía de ganar un clásico en 1200 metros y como era de esperar, en carrera sin punteras, salió adelante desde el vamos con muy buena acción.

Mientras, Amy B Key (Key Deputy), la gran favorita de la competencia, venía última aunque no demasiado lejos. Mejoró un puesto en los 1100 y otro al promediar el codo, pero a la hora de atropellar no tuvo la fuerza de otros días y se ancló en el tercer lugar a partir de los 300.

En consecuencia, el desenlace quedó resumido a un mano a mano entre las otras dos yeguas. Y se resolvió en favor de la pupila de Nicolás Martín Ferro a partir de los 150 finales. En esa cuadra y media la ganadora estiró ¾ de cuerpo de ventaja sobre la representante del Juan Antonio, arribando al disco en 1’35”36/100.

“Es una yegua pareja que tuvo una buena campaña y pocas veces falló. Venía de correr fenómeno un handicap y antes había sido tercera de Atómica Oro y teníamos expectativas que por suerte se concretaron”, confió Nicolás Martín Ferro tras la entrega de premios.

“En esta cancha y distancia corre mucho, incluso supo ganarle a los machos, varios de ellos muy bravos. Creo que la vamos a mantener aquí si tenemos carreras en el calendario. Lo que es seguro es que seguirá en la arena”, completó el joven y eficaz trainer.

En tanto, Eduardo Ortega Pavón, jinete de la vencedora, se refirió al desarrollo: “Habíamos hablado con el entrenador de dejarla correr donde mejor venga. La puse detrás de la puntera y aunque costó más de lo que pensaba, creo que ganó muy bien. Es yegua de clase, a la que la milla le viene bárbaro”.

Y nadie podrá desmentir a entrenador y jockey. En cuatro de sus cinco triunfos, Dulce Sueño se impuso sobre 1600 metros y la otra la ganó en una cuadra más en el Bosque platense. Ya con cinco años en el lomo, ha cumplido una campaña más que interesante que ayer coronó con su primer éxito de grado. E irá por más, no tengan dudas.


Dulce Sueño es hija de Pure Prize (Storm Cat) y Pyxis (Street Cry), esta última no corredora, produjo a Último Sueño (Exchange Rate), ganadora del Clásico Sibila (G2) y placé del Gran Premio Estrellas Juvenile Fillies - Copa Dr. Pedro C. Blaquier (G1), Mil Guineas (G1) y Carlos P. Rodríguez (G2). Dulce Sueño tiene como segunda madre a Speeding Star (Fitzcarraldo), que se impuso en el Gran Premio Gilberto Lerena (G1) y fue placé del Gran Premio Carrera De Las Estrellas (G1) y Clásico General Luis María Campos (G2), además de tercera en el Gran Premio Jorge de Atucha (G1).