Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Catcho en Die ratificó que había que tenerle más paciencia

Internacional / 08.07.2018

Catcho-En-Die-(Copady-Photography)

El entrenador indio Naipaul Chatterpaul creyó en Catcho en Die (Catcher in Rye) cuando pocos imaginaban que el caballo argentino era capaz de relanzar su campaña llegando a los 6 años. Y este sábado, a menos de tres meses de haberlo reclamado en 40.000 dólares al ganar en Aqueduct, ambos se sacaron la foto en el Stars and Stripes Stakes (G3-2400 m), la carrera que el ejemplar criado por Jorge Livschitz obtuvo de punta y guapeando en Arlington Park.

Entre el éxito en la milla y el de ayer, en final de doble fallo de pescuezo sobre el tordillo francés Canessar (Kendargent) y el local Soglio (Scat Daddy), hubo dos valientes intentos en cotejos de Grupo 1 en Belmont Park, coincidiendo con Hi Happy (Pure Prize). Fue digno lo de ambas ocasiones y ahora lo confirmó, con su segunda conquista en los Estados Unidos, donde llegó en los primeros meses de 2016, tras emigrar invicto de la Argentina, y recién logró debutar en diciembre pasado. La paciencia que le tuvieron antes de anotarlo en un claiming fue mucha pero no toda la que necesitaba.

El otro argentino en la prueba, Harlan Strong (Harlan’s Holiday), salió a marcarlo desde el inicio, aunque con parciales cómodos, pero no resistió más allá de la primera milla. Y cuando llegaron a la recta final ya había retrocedido hasta el octavo lugar, el mismo que ocupó al trasponer la meta a nueve cuerpos y medio. Si al comienzo le quitó algunas energías extra al ganador por su persecución, al final terminó siendo un aliado al convertirse un obstáculo para los que avanzaban.

Fue entonces cuando Soglio llegó a ponerse a la cabeza de Catcho en Die en los primeros metros de la recta. Hasta cansarse de insistir. Y eso sucedió cuando por adentro apareció Canessar, otro que tuvo empuje pero no logró quebrar la resistencia del montado de manera excelente por José Valdivia Jr. “Tenía mucho caballo y aproveché una carrera sin punteros”, dijo el jockey, como quitándose mérito en la conquista que devuelve al zaino a los primeros planos.


Oh So Terrible, quinta en el Modesty (G3)

La fecha de Arlington incluyó otros clásicos, entre ellos el Modesty Handicap (G3-1900 metros), sobre césped, con la participación de Oh So Terrible (Cape Blanco), una hija de la campeona argentina Miss Terrible (Numerous) que terminó quinta, entre doce, a siete cuerpos y un cuarto de la ganadora, la local y gran favorita Daddys Lil Darling (Scat Daddy). Además, Real Story (Fast Bullet) se impuso de punta a punta y por casi dos cuerpos en el American Derby (G3) en 1m47s61/100, a 21/100 del récord de los 1800 metros de esa cancha.