Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Una cita con la historia

Carreras / 01.05.2018

El-Margot-(Hapsa)

Desde que se registró la anotación se está escribiendo la historia de esta 39ª edición del Gran Premio República Argentina (G1), cuyos 2000 metros y los 2,5 millones de pesos (unos 119.000 dólares) han sido una tentación tan grande. Inicialmente había caballos para dos carreras y terminó conformándose la lista final con suplentes, como nunca había sucedido. Y con el correr de los días, ante la atípica ratificación lejos de la prueba, las bajas generaron revuelo. La del invicto Smart Day (Harlan’s Holiday) fue la más importante, tras los estudios que revelaron inflamaciones en las entrecuerdas de ambas manos, y a esa se sumó otra significativa, la de Fiskardo (Not for Sale), que trascendió que sería porque no logró superar a tiempo un cuadro de tos. Había sido una señal que nadie de su entorno eligiera gatera para el potencial puntero de la carrera.

En las gateras sí estará El Margot (El Garufa), el ganador de las dos últimas ediciones, en un hecho único. A su hazaña del doblete le sube la apuesta Enrique Martín Ferro, que lo devuelve a las pistas luego de siete meses y medio. “Nunca estuvo tanto tiempo sin correr. Esta vez tuve que pararlo porque tuvo una lesión muy poco común en el anca. Podía haber vuelto antes, pero lo anoté en una condicional y se anuló. Le va a faltar esa carrera para que sea lo ideal, pero también es cierto que por la manera de emplearse que tiene, de atropellada, Altair (Domingos) lo puede traer cómodo atrás y hacerle correr la partida”, informa el preparador.

Su hijo Nico llevará a Willander (Sigfrid), con expectativas más limitadas. “Es un gusto que nos damos. La carrera es dura y, en principio, vamos a tratar de agarrar alguna chapa rentada. Viene de ganar muy bien un handicap en el pasto en la milla, pero no me preocupa la distancia”, comentó.

Sigue siendo un gran premio numeroso, pero cambia el desarrollo”, evaluó Pablo Falero, que estará por primera vez sobre Crackspeed (Easing Along) en carrera. “Alfredo (Gaitán Dassie, el entrenador) me dijo que era el mejor que tenía en el stud. Entonces le dije que apuntáramos al República y le pareció bien. Pero además, como es un caballo muy ansioso, le pedí de cambiarle el vareo y empezar a tenderlo. Le cayó bien el cambio me parece. Tiene velocidad, pero ahora puede ser que no se juegue tanto”, evaluó el jinete que estará sobre uno de los tres caballos que tendrá el preparador en la cita, representado por su hijo Nicolás. Los otros son Nevado de Colima (Easing Along) y el brasileño Ferroseed (Wild Event), que era suplente y se le hizo un lugar.

La carrera tendrá una yegua en la pista: Star Austral (Cosmic). “Habrá que ver cómo se hace el desarrollo. Lo bueno es que pudimos elegir una largada de afuera -10- como para venir espiando qué hacen y ella es versátil. Le dan muchos kilos”, dice Humberto Benesperi, que la confirmó por segunda vez seguida ante los machos y sostiene que, en cancha firme, podría haberle dado más batalla a Balompié (Equal Stripes) en el Gran Premio De Honor (G1). “Por supuesto que el que le ganó es bravo y también lo son El Margot y Logrado, por ejemplo”, amplía, y suma al lote selecto al zaino de Jorge Mayansky Neer que tiene arrimes en el proceso selectivo pasado y acaba de reaparecer venciendo en una condicional.

Balompié es un caballo que como perdedor corrió el Nacional, pero todavía lo miran de reojo. Si vuelve a ganar se habrá inflado el pecho para imponer respeto. “Ahora es más brava. Me dejó buena impresión cómo ganó y siguió bien. Siempre fue un potrillo muy serio y me gusta para más distancia, incluso”, asegura Gregorio Vivas, su cuidador.

Le costó salir de perdedor”, subraya Juan Noriega sobre el vencedor de la etapa anterior del Campeonato Palermo de Oro. Tal vez como para darse aliento. “Es abierta, salgo a pescar, pero el mío anda bien y por ahí me llevo algo más grande”, se entusiasmó el cordobés, que montará a Mboehara (Master of Hounds), el de menos experiencia y cuya única derrota fue en el Comisariato, por haber molestado en una prueba que sin ese sesgo la ganaba igual. Pero ahora pega un sato grande.

Carly Etchechoury se quedó sin The Great Day (Harlan’s Holiday) y su carta ya no es un ancho. El chileno Tamburo di Oro (Henrythenavigator) todavía está en deuda. “Preferiría que no haya barro, aunque no corrió mal en la pesada en la última. En la última tuvo algunas complicaciones por eso y se tocó, lo que no había hecho nunca. Estoy lamentando las lluvias”, afirma el preparador. El de Don Alberto quedó lejos de Balompié.

Carlos Meza Brunel tendrá dos para intentar su segunda conquista en este cotejo: Licinius (Mount Nelson) vendrá a la pesca, como mejor le cae, y Extra Quiz (Lizard Island), que regresa a manos de Eduardo Ortega Pavón. “La carrera se abrió bastante y el mío puede sorprender. Está para cualquiera”, confía el jockey paraguayo.

Lunavion (Si Mil), el brasileño Rory Mcilroy (Public Purse) y los suplentes que puedan tener un lugarcito asumen el rol de lances, por el salto que deben dar para definirla.