Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Tato Key les mostró el camino que lleva al éxito

Carreras / 18.05.2018

TATO-KEY-(33)---copia

En su regreso a la competencia luego de dos meses, Tato Key (Key Deputy) perdió a la mitad de sus seis rivales antes de salir a la cancha, por los retiros de Huracán Estival (Hurricane Cat), Víctor Wild (Offlee Wild) y Devil Van (Van Nistelrooy). A los otros tres los perdió de vista cuando hubo que acelerar en el Clásico Julio Corte (L), la carrera principal del jueves en el hipódromo de La Plata.

Elkhabar (Exchange Rate) salió a marcarlo a presión y le pudo seguir el ritmo hasta el final del codo. Allí notó que las posibilidades de darle alcance y lograr su quinto triunfo en fila empezaban a ser lejanas. Y Jackman (Grand Reward), que había estado cerca de ellos, tomó la posta en la persecución en la recta final, pero a diferencia del Clásico Ciudad de La Plata (G2), cuando lo escoltó desde medio pescuezo en noviembre pasado, esta vez vio como el puntero se dedicaba a sumar ventaja, hasta cruzar cinco cuerpos delante, con Altair Domingos palmeándolo, con una gran sonrisa.   

Wild at Heart (Upward Trend), el restante competidor, no logró mantenerse junto a ellos más allá del primer salto. A poco de andar ya había quedado lejos, seguía doblando la curva cuando aquellos estaban en la recta final y cruzó a casi 37 cuerpos del vencedor. Fue un espectador privilegiado.

Me sorprendió porque no estaba 10 puntos. Como estuvo parado, porque tuvo tos, le pudimos hacer pocos trabajos y antes de la carrera yo estaba con miedo de que perdiera. Pero el caballo probó otra vez que en esta cancha es difícil que le ganen, le gusta mucho”, confesó Domingos, jockey en cinco de los once triunfos de Tato Key, al que no pudo montar mientras estuvo convaleciente por una lesión severa en las vértebras.  

Precoz, ganador del torneo reservado a ese tipo de productos en el Bosque y ocho clásicos, al reservado del stud El Alfalfar le sobró resto, pese a que marcó 1m2s89/100 para los 1100 metros, a 6/100 del récord de la distancia. “¡Y eso que ganó por varios!”, se sorprende Diego Peña, su entrenador, que hace memoria. “La última vez que lo había traído ganó en 1m9s30/100, también por varios, y estuvo a 10/100 del récord de los 1200. Antes, en 1000 estuvo a 2/5 de batirlo, en otro clásico en el que se impuso por varios. Y en el debut bajó la marca de los 800. Si no fuese que gana fácil, podría tener cuatro récords”, informa.    

¿Qué más le podemos pedir? Es un pingo, realmente. Se mantiene en 514 kilos, quedó normal… Va a seguir en La Plata, que es donde hay carreras, y ya vi que el 21 de junio tiene un Grupo 2, el General Belgrano, en 1200 metros. Él es casi imbatible en esa cancha de 1000 a 1200”, completó Peña.