Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Atómica Oro cumplió con lo esperado

Carreras / 12.05.2018

ATOMICA-DE-ORO-7ma-Clasico-(7)

No dejó dudas Atómica Oro (Orpen): en la noche palermitana ratificó que es la mejor millera del momento y que la pista de arena del Hipódromo Argentino es en la que mejor rinde, más allá de que corre mucho en todos lados.

En el Clásico Círculo de Propietarios Caballerizas SPC (G3) la representante de La Biznaga cumplió con lo esperado. Fue claramente superior a sus rivales y alcanzó sin mayores dificultades la media docena de éxitos.    

Alternó la cuarta y quinta posición en el inicio, siempre muy cómoda, y al pisar la recta, cuando Juan Carlos Noriega la puso a atropellar por media cancha, su triunfo ya era un hecho ya que venía con una acción demoledora.

Dominó en los 350 a Día Feliz (Roman Ruler), que había pasado a ganar apenas pisaron el derecho, y de ahí hasta el disco se dedicó a estirar diferencias que fueron de cuatro cuerpos en el disco. Tercera, a dos largos y medio más, quedó Dulce Sueño (Pure Prize), que vino en el fondo y luego capitalizó el cansancio de las punteras en buena faena.

“Vino muy fácil siempre y ya en los 800 me sacaba de la montura. Tal vez dominó demasiado temprano pero igual ganó en gran estilo. El otro día, en el pasto, parecía que pasaba de largo, pero al final la quebró una yegua muy buena como la del Firmamento. Creo que la milla es su distancia ideal y con respecto a la pista, creo que rinde en todas. Es una yegua de gran calidad”, señaló Juan Carlos Noriega, que corrió cinco veces a la hija de Orpen y cosechó cuatro victorias y un segundo puesto.

Por su parte, Roberto Bullrich, entrenador de la vencedora, se mostró feliz con lo hecho por su pupila. “Ganó como esperábamos. Hoy me demostró que es una gran millera y que ésta es su pista. Ya no me quedan dudas que es el trazado que mejor se adapta, aunque también ha corrido muy bien en el pasto de San Isidro, donde ganó un clásico ante una yegua brava y llegó segunda de otra que sirve mucho en valiosa gestión”, confió el entrenador.

Y a la hora de evaluar los próximos pasos, dijo: “En la semana vamos a ver bien la programación de junio. Me gustaría seguir frente a las yeguas, aunque no descarto correr las Estrellas Mile ante los machos. Vamos a reunirnos en la semana y a decidir. Pero me voy feliz con lo hecho por la yegua. La verdad me sigue dando satisfacciones en un año bárbaro para mí”.

Tiene razón el trainer, pasa por un gran momento. Al igual que Atómica Oro, que ganó en seis de sus diez salidas a pista consiguiendo cinco éxitos en el nivel jerárquico. Este año ganó tres de cuatro y apunta a seguir en la misma senda en cada choque ante las de su sexo. Y por qué no, ante los machos.