Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Winx no tiene límites

Internacional / 15.04.2018

WINX25-DOS

Winx (Street Cry) escribió, este sábado, una de las páginas más brillantes de la historia del turf mundial, y del australiano en particular, al igualar las 25 victorias consecutivas de la legendaria Black Caviar (Bel Esprit). Lo hizo en un escenario único, el Queen Elizabeth Stakes (G1) de Royal Randwick, y ante unos rivales de excepción como los múltiples ganadores de Grupo 1 Gailo Chop (Deportivo), Happy Clapper (Awesome Again) o Humidor (Teofilo). Este último, ganador de la Australian Cup (G1), es el que más cerca estuvo de poner fin a esta racha triunfal en el tercer Cox Plate (G1) que ganó la ‘Reina’ el año pasado.

Los diez-doce cuerpos que llegó a dar a Gailo Chop en el transcurso del recorrido y el nivel del lote al que se enfrentaba llegó a generar dudas entre los aficionados, pero al término de los 2.000 metros no hubo otra protagonista. Cuanto mayor es el nivel de exigencia que afronta, mayor es su exhibición. “Se que tengo motor para superarlos, pero no puedo hacerlo todo yo sólo, Ambitious hizo un movimiento a mitad de carrera, que me facilitó las cosas”, dijo el jinete de Winx Hugh Bowman, que afirmó haber tenido bajo control toda la carrera.

Siempre ubicada en la última posición, junto a Happy Clapper, la pupila de Chris Waller avanzó por el exterior en la curva para encarar la recta final y parar el reloj en unos impresionantes 33s48/100 para sus últimos 600 metros. “Difícil de describir” fueron las primeras palabras de su preparador que desveló un secreto: "Por primera vez en mucho tiempo me senté y vi como daba cuenta de todos ellos. Tengo todo el respeto por sus rivales, caballos como Humidor, Gailo Chop y, por supuesto, Happy Clapper, pero ella corrió mejor que nunca”.

Winx pone así fin a una semana en la que ha vuelto a liderar el ranking del Longines World’s Best Racehorse junto a Gun Runner (Candy Ride), ambos con un rating de 129 libras. A sus seis años, con 29 triunfos en su haber y US$ 14.6 millones en premios, se tomará un descanso para adentrarse en un mundo desconocido y lograr lo que nadie ha conseguido: sumar 26 victorias y conquistar un cuarto Cox Plate (G1), ambos de manera consecutiva, y superar la barrera de los 20 millones de dólares australianos (US$ 15.5 millones), porque Winx no tiene límites.