Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Stivers encontró su lugar

Carreras / 22.04.2018

Captura-de-pantalla-2018-04-21-a-las-18.50.28

Las dudas acerca de la pista pesada y del cambio de jinete quedaron atrás rápidamente cuando a poco de pisar la recta Stivers (Lasting Approval) dominó con facilidad a sus rivales y se encaminó a su triunfo más importante en el Clásico Porteño (G3), la prueba principal de la reunión sanisidrense.

El tordillo había sido protagonista en casi todas sus presentaciones, pero no terminaba de definirse como fondista. De hecho, su única victoria jerárquica hasta la tarde del sábado la había conseguido en la milla en el Clásico Enea, en octubre del año pasado.

Y para colmos, el viaje a Estados Unidos de Jorge Ricardo el jinete que había guiado al representante de Las Monjitas a la mayoría de sus victorias, sembraba alguna duda. Sin embargo, Altair Domingos, su reemplazante, voló a gran altura, le encontró la vuelta al hijo de Lasting Approval y lo condujo a un triunfo contundente.

El jockey dejó último al pupilo de Daniel Etchechoury y no se apuró en momento alguno. Lo fue poniendo de a poco, sin contrariarlo. Pasó al séptimo lugar en los 1000, quedó quinto en el codo y a poco de entrar a la recta corrigió la línea hacia el lado externo para hacerlo brillar en el derecho.

Y así fue. En los 500 Stivers arrancó con una fuerza que no había mostrado en otras oportunidades y 50 metros más adelante ya estaba en la punta. De ahí en más se dedicó a marcar diferencias para arribar al disco con 8 cuerpos de ventaja sobre Green Lemon (Equal Stripes), de gran carrera en su primer intento jerárquico.

Tercero, a ocho largos más, llegó Interbanking (Pure Prize), que dominó brevemente al pisar la recta tras seguir al puntero Giant Steps (Not For Sale) durante tres cuartas partes del trayecto sobre césped pesado.

“Siempre lo consideré un caballo para la distancia y por eso insistimos. Tiene su carácter y en carrera suele enojarse, pero hoy la verdad que hizo una carrera extraordinaria. Cumplió con nuestras expectativas y si todo va bien iremos al Gran Premio 25 de Mayo”, señaló Daniel Etchechoury, el hacedor del caballo criado en el haras San Francisco de Pilar.

Y no escatimó elogios para Altair Domingos, quien por primera vez montó al tordillo: “La tarea de Altair fue excepcional, lo corrió a la perfección. (Jorge) Ricardo es la monta oficial de Las Monjitas y seguramente volverá a conducirlo, pero la verdad es que hoy Domingos se lució”.

El mismo Altair reconoció que el caballo es de Ricardinho. “Este caballo es de él, pero la verdad es que fue muy lindo poder haberlo llevado a la victoria en un clásico tan importante”, confió Domingos tras la entrega de premios.

Y con respecto a la carrera, agregó: “El entrenador tenía miedo que se enojara, pero se amansó enseguida y me simplificó el trabajo. Se fue poniendo de a poco y en el codo ya había ganado. Corrió bárbaro”.

Y hasta se puede decir que Domingos se quedó corto. Stivers dejó una imagen brillante sobre el césped pesado sanisidrense, donde se recibió de fondista al sumar la quinta victoria de su campaña, compuesta de 15 presentaciones.

El primer triunfo en un clásico de grupo tardó más de lo esperado en llegar, pero, por la imagen que dejó, no extrañará que las alegrías se multipliquen de aquí en adelante.  El GP 25 de Mayo (G1) lo espera.