Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

La perseverancia de Blue Prize tuvo premio al final

Internacional / 16.04.2018

Blue-Prize-3

Blue Prize (Pure Prize) y José Ortiz se conocieron en Keeneland, cuando el jockey puertorriqueño que ganó el último Eclipse fue a montar a la yegua argentina para familiarizarse con ella. Tal vez haya sido clave aquel encuentro para que en el final del Top Flight Invitational (L) se quedaran con la victoria cortando el vuelo de la puntera local Frost Wise (Frost Giant), este domingo en Aqueduct. Entre la vencedora y la escurridiza escolta hubo un pescuezo, con la favorita Verve’s Tale (Tale of Ekati) en el tercer puesto, a un cuerpo y medio de la segunda.

Cuando la trabajé anduvo muy bien. Yo recordaba haberle ganado en Saratoga”, dijo el jinete luego de la trabajosa victoria. Paradójicamente, José había sido su verdugo aquella vez en otro desenlace apretado, cuando un hocico separó a la yegua propiedad de Merriebelle Stables de Verve’s Tale, a la que ahora condujo su hermano Irad. Fue desquite ocho meses más tarde.

La entrega actual coronó todo lo que el entrenador argentino Ignacio Correas estuvo haciendo en su puesta a punto en Tampa Bay y Keeneland. En el medio, incluso, debió cambiar de rumbo cuando había pensado en el Apple Blossom (G1) como primer gran objetivo, pero la entrega anterior en Oaklawn Park lo desalentó, más allá de que James Graham dejó de exigirla antes del final del Azeri Stakes (G2). Ahora fueron 1800 metros a pleno para Blue Prize, en su segundo impacto en los Estados Unidos.

Dejé ir adelante fácil a Frost Wise porque yo pensaba que probablemente tuviera un mejor caballo”, reconoció Ortiz. Su colega Kendrick Carmouche hizo la primera mitad casi a gusto y recién luego aceleró, lo que convirtió a la puntera en una presa más difícil. “Ella se mantuvo estable y la mía empujaba, pero no era fácil descontar”, precisó José. El desenlace favorable sirvió, en parte, también para dejar atrás la desilusión por la entrega 24 horas antes de Dona Bruja (Storm Embrujado) en el Coolmore Jenny Wiley (G1) de Keeneland, cuando no pudo evitar que la argentina se jugara adelante, sin reservar su furia para el tramo final.