Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Humberto Benesperi va por todo

Carreras / 28.04.2018

Benesperi

Le tocó optar otra vez a Humberto Benesperi. Una semana antes, el entrenador había elegido repetir la estrategia del mes pasado: inscribir a Star Austral (Cosmic) entre yeguas y ante los machos, dado que el mismo martes 1 de mayo, en Palermo, se corren el Criadores y el República Argentina. Y, como entonces, volvió a poner la vista en la más grande. “Había que evaluar costo-beneficio”, dice, antes de una explicación que tiene otro fundamento que difiere del que lo llevó a correr el Gran Premio De Honor en lugar del Gilberto Lerena.

La otra vez fue porque era pasto o arena. Ahora las dos son en la arena, pero la yegua corrió muy bien y me parece que si la pista estaba seca llegaba más cerca o hasta podía ganar”, comienza su exposición, haciendo hincapié en el valor de ese segundo puesto ante Balompié (Equal Stripes), al que volverá a enfrentar. “Por supuesto que el que le ganó es bravo y también lo son El Margot y Logrado, por ejemplo. Pero son dos carreras duras y después de ver cómo ganó reprisando Halo Holiday me parece que es imbatible”, analiza, incluyendo al caballo que irá por su tercer triunfo seguido en el República; al hijo de Manipulator que se impuso en una condicional reprisando y poniendo en un pedestal a la yegua que luego de cinco meses regresó ganando el Clásico Paseana (G 2) y estará en el cotejo que clasifica a la Breeders’ Cup Distaff (G 1).

La charla, desde luego, se produce cuando la baja de Smart Day (Harlan’s Holiday) ya es conocida y la carrera de los 2,5 millones de pesos (unos 119.000 dólares) al primero perdió a su figura principal. “Quedó un poco más abierta, pero habrá que ver cómo se hace el desarrollo, porque Fiskardo seguramente vaya adelante otra vez y Balompié no lo deje ir mucho. Lo bueno es que pudimos elegir una largada de afuera -10- como para venir espiando qué hacen”, sostiene, incluyendo ahora al descendiente de Not for Sale al que puede ver varear en La Plata cada mañana. “Igualmente, Star Austral es versátil, la podés traer donde venga cómoda sin problemas y esta vez le dan muchos kilos algunos”, agrega.

Ese último detalle está incluido en la balanza, además del tentador primer premio y de que la yegua tiene una carrera aparte por el Campeonato Palermo de Oro, con un reglamento muy cambiante. De hecho, ella sumó puntos en las dos etapas anteriores, algo que antes se unificaba en uno de los dos torneos pero ahora tiene puntos contradictorios. “Me dijeron que suma por separado. Entonces, tiene 40 puntos en cada uno en lugar de 80”, se resigna Humberto. Parece broma, pero no lo es. A él le toca tomarse en serio la posibilidad de quedarse con el campeonato que aquí concluye y tiene recompensas a los tres que más puntaje sumen.

Con Seattle Guess (Seattle Fitz) fue una historia disímil. El potrillo fue inscripto en el Gran Premio Montevideo (G 1) el lunes 16 y reapareció ganando el jueves 19, en La Plata. “Lo anoté antes de que saliera de perdedor, lo que te marca cuál es el concepto que le tengo. Me gustó cuando lo compré en el remate y me entusiasmó desde sus primeros movimientos. Lo creo muy bueno”, asegura. La venta fue de Firmamento, hace un año, y fue a buscarlo porque tenía muy fresco el gran comienzo de campaña de Guess Who (Harlan’s Holiday), la hermana paterna, que debutó ganando en 1000 metros, se adjudicó el Clásico Andrés Torres (G 3) y llegó a correr hasta los 2000 metros en esa primera campaña.

Y el lunes 23, el colorado lo ratificó en el primer gran premio de la temporada argentina, claro está. “Me gustó cómo ganó y cómo siguió. Entiendo que le falta experiencia y que le toca correr contra varios que ya tienen algunos clásicos encima, pero también que se puede hacer una carrera ligera y él venir más contemplado, sin necesidad de ponerse cerca de los que tienen más roce y velocidad”, apunta Benesperi, y marca como ejemplos a As del Paraíso (Angiolo), Il Gelato (Lizard Island) y Polarized (Lingote de Oro), que ya han logrado triunfos clásicos. Otro que dejó su huella con un éxito en el campo mejor rentado y tiene una gatera reservada es Sausalero (Sebi Halo), pero es de los que se juega de atropellada.

El mío debutó temprano porque me llevaba por delante. Por eso corrió la Copa Precoces. Y como llegó segundo en la eliminatoria y se clasificó para la final, me entusiasmé y lo corrí, pero me parece que no debí haberlo hecho, porque los ligeros enseguida le marcaron la diferencia”, repasa Humberto, sobre los inicios en 800 metros, a fines del año pasado. Entonces, tras la fallida final, fue el tiempo de barajar y dar de nuevo. “Esperamos que llegaran las carreras de mayor distancia y cuando estaba listo corrió esa de 1400 metros, que ganó con autoridad”, detalla en la continuidad del relato.

Ahora la apuesta es mayor, con el cambio de escenario, su primer viaje desde que llegó al stud y en un lote numeroso que incluye rivales fuertes. “Varios son ligeros y no tiene sentido salir a perseguirlos. El mío corrió la corta, que no es lo mismo que haber tenido un caballo ligero”, diferencia, como para certificar que sabe muy bien la carta que se juega.