Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Hi Happy volvió a mostrarse como cuando era potrillo

Internacional / 01.04.2018

Hi-Happy-3-1

Las dos últimas veces que el argentino Hi Happy (Pure Prize) compitió en una milla y media en la pista de césped terminaron en triunfo, pero pasaron 27 meses entre una victoria y otra. Una fue el Gran Premio Carlos Pellegrini (G1), cuando se despidió invicto de su tierra, y la otra este sábado, en el Pan American Stakes (G2), con 250.000 dólares en premios, en Gulfstream Park.  

El caballo que crió y cuya propiedad conservó siempre la cabaña brasileña La Providencia volvió a mostrarse como cuando era potrillo, pero en una versión adaptada al estilo norteamericano. Ofreció una salida de gateras formidable y pudo haber permanecido adelante si el panameño Luis Sáez se lo hubiera propuesto. No obstante, el jinete optó por serenarlo y dejarlo tras los pasos de One Go All Go (Fairbanks), casi galopando, antes de volver sobre sus pasos en el último codo y pisar la recta final al frente, escapando del que mantendría el puesto de escolta, a dos cuerpos y tres cuartos. El favorito Sadler’s Joy (Kitten’s Joy) salió del fondo del grupo en el último tramo para quedarse con el cuarto puesto.

Ganador en su tierra de sus seis carreras, incluidos los grandes premios 2000 Guineas, Jockey Club y Nacional antes del mencionado Pellegrini, un par de lesiones de tendones lo pusieron al borde del retiro cuando su gente puso el foco en el exterior. No obstante, el campeón lo superó con fortaleza. En una primera etapa, con la puesta a punto de Felipe Nickel, siguiendo las indicaciones a la distancia de su tío Pedro, sólo estuvo cerca en los 2400 metros de arena de la Tokyo City Cup (G3) de Santa Anita Park, donde cedió por pescuezo y cabeza, luego de tres intentos en recorridos menores.    

Este año, Hi Happy volvió a la competencia con la preparación de Todd Pletcher en la otra costa, la Este, y el tercer puesto al reaparecer había dejado al descubierto que pedía una oportunidad en las carreras de fondo. Apenas la tuvo, en la cancha en la que más ágil se muestra, no falló.

Antes, otro argentino, Rock and Fellers (Munnings), tuvo buen pique como siempre pero escasa resistencia. En un allowance con opción a reclamo sobre 1400 metros de arena y a las órdenes de Horacio Karamanos, terminó noveno, entre once competidores, a 19 cuerpos del gran favorito, el local Outplay (Bernardini). Rock and Fellers corrió en la punta junto con el vencedor y antes de llegar al final de la curva comenzó a ceder terreno, sin oposición.



Audible, en el Florida Derby

Participar del Holy Bull Stakes, darle un descanso y prepararlo para esta carrera consideramos que era el mejor plan para Audible”, dijo Todd Pletcher al final de la tarde, luego de ganar también el Florida Derby (G1) ayer en Gulfstream Park, con el hijo de Into Mischief. Su potrillo ganó ambas carreras en el hipódromo de Hallandale, la más reciente por tres cuerpos, y llegará al Kentucky Derby precedido de cuatro triunfos consecutivos.