Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Unno tuvo su revancha

Carreras / 10.03.2018

UNNO-8va-(5)

Después de dos caídas consecutivas, Unno (Orpen) logró tomarse desquite de Elogiado (Archipenko) al vencerlo por un cuerpo en fuerte atropellada en las doce cuadras del Clásico Asociación Argentina de Fomento Equino (L) disputado en la pista de césped del Hipódromo de San Isidro.

Una inteligente táctica tramada por el binomio Altair Domingos – Pedro Nickel  surtió esta vez el efecto esperado tras las derrotas sufridas por el representante de La Providencia en los clásicos Juan Lapistoy y Río de La Plata (L).

El jinete brasileño dejó que su principal rival fuera acosado por Barco Pirata (Equal Stripes) en el primer tramo de la competencia y en la recta, cuando el representante del stud Santa Elena logró despegarse del pupilo de Juan Carlos Cima, fue en su búsqueda para darle caza en los 200 finales.

De ahí en adelante el representante de La Providencia logró sacarle un cuerpo de ventaja al pupilo de Nicolás Gaitán para arribar al disco en un excelente registro: 1’8”90/100.  

“Sin duda lo favoreció el desarrollo de la carrera. Sabíamos con el entrenador que el 2 (Barco Pirata) lo podía ir a buscar temprano a Elogiado y la idea era sacar provecho de eso, esperando el momento justo para ir en su busca. Y salió bien la estrategia”, señaló Altair Domingos, quien se lució en la montura del vencedor.

Y agregó: “De todas maneras, en el pasto no me había ganado tan fácil porque el mío no tuvo un desarrollo favorable esa vez. En la arena sí, ahí me había superado claramente, pero de nuevo en el césped pudimos tener revancha. Es un buen caballo, que va a seguir definiendo este tipo de carreras. Creo que en 1200 metros está su distancia ideal”.

Fue la séptima victoria en once presentaciones del caballo criado en el Haras La Providencia, la tercera en el plano jerárquico y la primera en el césped, superficie a la que parece haberse adaptado más que bien.

“Es un muy buen caballo, al que costó ponerlo y por eso arrancó su campaña más tarde. Pero en poco tiempo nos ha dado muchas satisfacciones. Hoy Altair lo pudo correr como quería y arriba logró un triunfo que merecía”, señaló Pedro Nickel, el hacedor del hijo de Orpen que tuvo que trabajar a destajo para poder sacar a pista al caballo y hoy disfruta con satisfacción de su gran presente.