Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Harbour Girl y Héctor Rivero, socios en su mejor triunfo

Carreras / 07.03.2018

3°-HARBOUR-GIRL-(7)

En el Clásico Arturo A. Bullrich (G3-1.200 metros), de este martes en el hipódromo de La Plata, Harbour Girl (Manipulator) y el aprendiz Héctor Rivero coincidieron en el mejor triunfo de sus campañas. Yegua y jinete fueron socios en una conquista inesperada para la mayoría, en un lote reducido y que encendió algunas alarmas.

Precoz y perseverante, la zaina del stud Los Audaces animó varios cotejos selectivos en 2017 y un par de arrimes dejaron en evidencia que estaba cerca del objetivo. Sin embargo, cierta irregularidad obligó a devolverla a las condicionales, en lo que terminó siendo finalmente su trampolín para esta conquista por tres cuerpos sobre la puntera Luna Luminosa (Sidney’s Candy). “Largó bien y enseguida la dejé a la par de Falero (por Timberline), siempre jugando. En el derecho se acomodó y pasó de largo muy bien”, describió Rivero, como si hubiera sido simple ganar su primer cotejo de Grupo. Y haciendo alusión a la posición en el desarrollo respecto de la favorita, una hija de Easing Along que estuvo deslucida.

Amplía el jinete ganador: “La monto todos los días, es buena yegua. Lo inusual es que yo corra esta clase de carreras”. Humilde, Rivero levantó la copa en su primera presentación del año en el Bosque, un hipódromo en el que la pasó mal el verano anterior, cuando tuvo que ser operado del fémur y terminó con vértebras comprometidas la última semana de enero después de que su conducido Forty Spirit (Forty Lázaro) impactara violentamente los palos a poco de largar.

Volví del accidente hace cinco meses, pero pronto dejé. No estaba corriendo, no tenía muchas ganas. Ahora volví con fuerza”, admitió Rivero, sin excesos en su festejo, más allá de la celebración en la cruz de Harbour Girl al trasponer la meta.

La contracara era Pablo Falero, decepcionado por el rendimiento de Timberline: “No fue de carrera, no corrió nada en ningún lado. Era una oportunidad para responder muy bien, especialmente porque venía de ganar espectacular en Palermo, pero nada que ver... No sé, es una yegua especial, tiene sus cosas, pero no puede correr tan poco". La reservada por Vacación llegó por primera vez a La Plata y tuvo un rendimiento flojo, como en aquel único intento en el codo en el Eliseo Ramírez (G 2) de 2016. En las pruebas de recta ha tenido una explosión como la que esta vez ofreció la vencedora.