Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

As del Paraíso también sabe ganar de punta a punta

Carreras / 21.03.2018

5ta-as-del-paraiso-(2)

Lo había advertido el jockey Walter Aguirre en nuestra edición de ayer cuando anticipó que iba a darle intención a As del Paraíso para ir a la punta del Clásico Agustín B. Gambier (G 3). Y el hijo de Angiolo no solamente hizo lo que no había sido necesario en sus cinco presentaciones anteriores, sino que los invitó a seguirle el ritmo y ninguno fue capaz. En La Plata, el hipódromo en el que es entrenado, brindó otro show y llegó a los cinco éxitos en igual cantidad de carreras en esa pista.  

La salida junto a los palos obligaba a largar muy bien, pero tenía la libertad para decidir según como se diera el desarrollo. El potrillo hizo una muy buena suelta, salió muy limpio y como sacó un par de cuerpos, traté de serenarlo nada más”, comentó el jinete, tras la victoria por cuatro cuerpos. Hace todo tan fácil jugando de local que hasta las palabras fluyen del mismo modo.

Sigue evolucionando y está demostrando las condiciones que le notamos desde el primer día que lo monté”, continuó Aguirre su relato. Aquello sucedió en octubre pasado, cuando el alazán recién tenía los 2 años de vida reales. Un mes más tarde inició su cosecha, al ganar su clasificatorio de la Copa Precoces y repetir en la final de diciembre. Después vinieron los primeros puestos en los clásicos Nueva Generación y Criadores Argentinos del SPC (L), ambos en 1000 metros, con su única derrota entre ellos, al viajar a Palermo y llegar tercero en el Guillermo Kemmis (G 3), en su único compromiso en un trazado exclusivamente recto.

Demasiados argumentos para los rivales que le salían al cruce esta vez. Por ti Volveré (Compasivo Cat) venía segundo porque picó mejor que el resto y alguno iba a estar ocupando ese lugar. No se esforzó en seguirlo el ritmo al líder ni en presionarlo, pero en la recta final igual no le alcanzó la furia que se había reservado para contener al único que nunca había corrido en ese trazado, Presagio Key (Key Deputy), que desde el fondo avanzó para lograr el placé, un cuerpo delante de aquél.

Desde que As del Paraíso empezó a entrenar cambió poco el carácter, lo que es muy bueno, porque en la etapa de aprendizaje de las primeras carreras suelen ponerse un poco nerviosos los productos, pero este caballo se ha mostrado sereno y sano siempre”, agregó Aguirre, sobre el ejemplar criado en el haras El Paraíso.

Para Jonatan Ramallo, el entrenador, era un desafío para sacar conclusiones de cara al futuro. “A veces, en las carreras que parecen fáciles se sufre más, tenés más para perder. El potrillo estaba obligado a ganar”, sostiene, y se enfoca en buscarle defectos al triunfo pensando en lo que vendrá. “En las anteriores que ganó vino cómodo y tuvo explosión en el final. Esta vez tuvo que correr desde la salida, porque no se podía dejarlo último y atropellar, y se apagó un poco”, diferencia.

Pasar de 1000 a 1200 metros es un cambio aunque no parezca. Algunos andan bárbaro en 1000 y no pueden ganar en 1050. Por eso lo tendimos un poco más. Igual, me dio la impresión de que se cansó un poco y que no hay que perdonarlo tanto en el vareo, que hay que moverlo un poco más, que necesita algo más de pulmón. A veces uno lo protege más de lo que necesita”, evalúa Ramallo.

Y completa: “Con las carreras y con el vareo vamos a descubrir si llegamos bien a la milla. Ahora tenemos que elegir entre el Luis Doyhenard (G 3), del 15 de abril, que es en 1300 metros, o el Gran Premio Montevideo (G 1), que es el 1 de mayo en 1500. La primera opción parece la mejor, porque la otra es un salto grande y su próxima carrera es decisiva para seguir escalando. Nosotros soñamos con estar con As del Paraíso en Palermo para las Estrellas y la Polla”.