Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Puerto Escondido se acostumbró a dar espectáculo

Carreras / 04.02.2018

puerto-escondido-mtnez

Implacable Puerto Escondido (Hurricane Cat). Otra vez volvió a dar espectáculo, como lo hiciera en diciembre pasado en el Gran Premio Carlos Pellegrini. Como si fuera una costumbre ya. El caballo al que paradójicamente se le negó el triunfo en su primer año de competencia es hoy una máquina de ganar carreras y lleva seis primeros puestos en el hipódromo de San Isidro. Allí, este sábado se adjudicó por segunda temporada seguida el Gran Premio Miguel A. Martinez de Hoz, cuyos 2000 metros en la pista de césped le dan forma al primer Grupo 1 de la temporada en la Argentina.

Se impuso por cuatro cuerpos el representante del stud Facundito y volvieron a escucharse aplausos desde las tribunas en la recta final de un clásico argentino. No pasaba hace bastante tiempo. Invita a apelar a la memoria en una charla de café recordar cuál fue el último caballo que se ganó ese tributo de parte de la afición. Se puede decir también que en privado los aplausos los había recibido cuando hizo su pasada previa a la carrera y dejó en llamas el reloj. Allí, el asombro convivió con las dudas. “Tiene una brazada tan fuerte y larga que perdés la noción de la velocidad a la que venís. En ese trabajo no pude lograr que echara menos”, confesó Osvaldo Alderete, el jockey habitual del ejemplar que mejor rating tiene en América del Sur. Había marcado poco más de 2m5s en aquel trabajo en la arena, aunque su preparador, Pablo Sahagian, esperaba ver algo más cómodo. Lo hablaron jinete y cuidador apenas terminó ese apronte. Ahora la anécdota, que se había mencionado en el programa radial El Derby, se viralizó y se recuerda entre sonrisas. “El jockey lo conoce más que yo”, sostiene El Turco.

Llegaba mucho mejor a esta carrera que al Pellegrini, para mí”, repitió el preparador. “Este caballo tiene mucha calidad. Otra vez la carrera se había hecho de galope el primer tramo y el jockey no dudó en ir a buscar al puntero temprano y dejarlo correr. Resolvió muy bien”, agregó Sahagian, que no sabe si seguirá teniendo al zaino en su stud. El puntero del que hablaba era Giant Steps (Not for Sale), que se movió a gusto adelante. “Está la opción de que siga hasta el 25 de Mayo o que los dueños se lo lleven a los Estados Unidos. No sé qué harán. Me gustaría seguir disfrutándolo pero también está lindo que se animen a la travesía”, completó Pablo.

Lo que está claro es que el próximo paso no será el Longines Gran Premio Latinoamericano (G1) de Maroñas. “El no es rotundo”, se lo escuchó decir a Antonio Bullrich, el que lo vio nacer en su haras El Mallín, lo bautizó y lo vendió. Se refería a que las autoridades de San Isidro insistieron luego de la carrera con la invitación a Puerto Escondido, pero los propietarios volvieron a descartar el viaje a Montevideo. Entonces, la propuesta se les hizo a quienes manejan la campaña de Stivers (Lasting Approval), el tordillo que heredó el segundo lugar luego de las molestias que Areco for Sale (Not for Sale), placé en la cancha, le ocasionó a The Great Day (Harlan’s Holiday), luego de un acto de oficio de los jueces, ya que Francisco Gonçalves no había formalizado su protesta. Mientras el ganador escapaba al frente, estos tres lucharon literalmente por el puesto de escolta, con roces que llegaron cerca del disco, cuando levantó el piloto brasileño, ajustado entre aquellos.

Después de ser segundo en el Pellegrini de 2016, Puerto Escondido no perdió nunca más en San Isidro. Además de las dos últimas versiones del Martínez de Hoz y el Pellegrini 2017, el caballo se impuso en una condicional, en el Progreso (G3) y en la Copa de Oro (G1). Seis impactos en una serie que sólo interrumpió su tercer puesto en el General San Martín (G1-2400 metros), en la grama de Palermo. Un nivel premium que lo llevó a la cúspide de la hípica sudamericana y le abre las puertas a desafíos internacionales. Para los que disfrutan de los caballos de calidad será una pena que no se suba al avión que lo lleve a la cita de los 500.000 dólares de bolsa que tiene en carpeta la OSAF para el domingo 11 de marzo. Para sus rivales representa un alivio que no vayan a tenerlo al lado en las gateras.