Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Ni Maroñas ni Estados Unidos: Puerto Escondido deberá estar en reposo

Carreras / 05.02.2018

puerto-escondido-mtnez-4

Se sabía, porque sus dueños lo repitieron una y otra vez, que no habría viaje a Maroñas para correr el mes próximo el Gran Premio Latinoamericano con Puerto Escondido (Hurricane Cat) y ahora se conoce que el traslado a los Estados Unidos también deberá esperar. Incluso, que en las pistas argentinas no se lo verá al caballo de mejor rating de Sudamérica por varios meses porque deberá estar en reposo.

Lo noté extraño el domingo y esta mañana lo confirmé. Hay que hacerle una ecografía para ver qué tiene en la mano izquierda, pero intuyo que es la misma lesión en el tendón que ya me hizo tenerlo parado el año pasado”, comunicó a LAT el entrenador Pablo Sahagian. La historia volvió a repetirse: justo luego de imponerse en el Gran Premio Miguel A. Martínez de Hoz (G 1), en los 2000 metros de San Isidro, asoma el mismo síntoma. De no creer. “Se queda en el stud. No lo voy a mandar al campo porque no conviene. Se le va dando un medicamento y con las ecografías vamos a ir teniendo el avance”, explica El Turco, visiblemente afectado por la situación.

Tiene que haber sido durante la carrera. Faltando 200 metros sentí una sensación rara y se lo dije a mi hijo (Pablo Ezequiel), pero quedó ahí la charla porque ganó por cuatro cuerpos. ¡Hubiera ganado por 15!”, comenta Sahagian, que durante 2017 utilizó una carrera para ganadores de una, en una milla, para hacer reaparecer al caballo que luego no perdería más en el hipódromo del Jockey Club y cerraría la temporada con su obra cumbre, el Carlos Pellegrini.

Ya habíamos quedado con los dueños que iba a correr acá una o dos más antes de que lo lleven a los Estados Unidos. Así que ahora, a barajar y dar de nuevo. El año pasado, entre que se recuperó y volvió a estar listo para correr pasaron seis meses”, repasa el preparador. Además, cada carrera que gana Puerto Escondido se sorprende más que no haya podido vencer cuando fue potrillo –aunque sumó múltiples arrimes clásicos, entre ellos el placé de Sixties Song (Sixties Icon) en el Pellegrini– y, como estuvo cerca de Candy Ride (Ride the Rails) cuando el campeón cordobés estuvo radicado en San Isidro, se anima a la comparación sin necesidad de que se le pida hacerlo: “Este es mejor. Es de otro planeta”, sostiene. Está claro, entonces, del concepto elevadísimo del preparador sobre el que será, sin dudas, Caballo del Año 2017 en la Argentina cuando se pronuncien el próximo otoño los nombres de los campeones en la fiesta de la hípica. Aunque la celebración no vaya a ser completa sin el fantástico zaino en las pistas.