Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Le Perseverant encontró su lugar

Carreras / 17.02.2018

FONDO-FIJO-10ma-(3)

Si a alguien le quedaba alguna duda acerca del potencial de Le Perseverant (Emperor Richard) tras el triunfo obtenido en el Gran Premio Félix de Alzaga Unzué (G1), el representante del stud Juan Antonio ayer las disipó completamente al ganar en forma notable el Clásico General Viamonte (G3) en su primera presentación del año

El pupilo de Gustavo Aon, que antes de lograr la victoria más importante de su campaña había animado con buen suceso distintos handicaps durante 2016 y 2017, pegó un salto grande en el cotejo máximo para sprinters en el césped y ahora ratificó esa evolución arrasando con todos sus rivales en los 200 finales tras venir más cerca del fondo del pelotón que de la punta.

“Lo traje escondido, como en el Alzaga Unzué, y cuando lo puse a correr demostró que es un gran caballo, más aún en esta cancha a la que se agarró bárbaro. Creo que en este escenario va a costar mucho ganarle”, señaló Gustavo Calvente, jinete del vencedor que a los 5 años atraviesa el mejor momento de su campaña.

Lo extraño es que hasta la prueba disputada en el mes de diciembre, el caballo criado en el haras Estancia La Josefina no había pisado este escenario. Había corrido siempre en pruebas de velocidad pero sobre la recta del Hipódromo Argentino.

No le había ido nada mal: ganó siete carreras, entre ellas cuatro hándicaps. Pero nunca resaltando como lo hizo en estas dos últimas presentaciones sobre la pista sanisidrense.

“A mí no me había sorprendido en el Alzaga Unzué. Andaba bárbaro y la única duda era ver como se adaptaba a la cancha. Hoy revalidó esa actuación en una carrera que también era bastante picante. Creo que hoy por hoy es el mejor en esta cancha”, agregó Calvente, quien condujo al héroe de la tarde en ocho de sus nueve victorias.

Parece que encontró su lugar Le Perseverant, que en el disco puso dos cuerpos de ventaja sobre la yegua Diosa Pampeana (Mutakddim), otra de notable labor, que dejó muy conforme a sus allegados quienes se mostraron eufóricos tras la carrera.

Y acaso sea Pablo Falero, jinete de la escolta, el que mejor definió la brillante actualidad del héroe de la jornada. “En los 300 pensé que ganaba pero en el final apareció el ganador con una fuerza impresionante y no pude hacer nada”, analizó.

No se equivocó el talentoso jockey uruguayo. Le Perseverant fue un avión en los 200 metros decisivos y en 55”40/100 aclaró el panorama del ranking de veloces que hoy lo tiene como claro dominador. De esos no hay ninguna duda.