Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Mateco vuelve a dar examen y Best Times se lo toma

Carreras / 13.01.2018

Mateco-2

Después de trece meses, Mateco (Borrego) vuelve a las manos de Jorge Ricardo, el jockey con el que inició su campaña de potrillo y con el que logró sus primeros dos éxitos. Se reencontrarán este sábado en San Isidro, donde el caballo correrá el Clásico Botafogo (G 3), a las 17.30, en los dos kilómetros de césped. Y tras tanto tiempo sin coincidir por diversos motivos, lo hacen en un momento particular.

Viene de ganar muy fácil en 1800 metros de arena en Palermo y lamentablemente lo distanciaron por faltarle peso. Ahora son 2000 en el césped pero igual es una carrera linda para él”, pone en clima el jinete brasileño, que toma las riendas que deja William Pereyra, al que le faltó 1,1 kg en el abrumador triunfo en el Clásico Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (L). La sensación es que hubiese vencido aún si hubiera recargado. Los perdió de vista con gran facilidad el ejemplar al que entrena Pedro Armada.

Mateco es corredor y tiene buena velocidad. El más bravo es Best Times, que también va pesado”, sostiene Ricardinho, que cada vez que festejó con el zaino fue en la milla, primero en el césped pesado y luego en la arena normal. Al que menciona es al hijo de Cima de Triomphe que ganó dos de sus últimas tres presentaciones, largará a su lado y está más acostumbrado a este tipo de competencias, incluso dando ventajas considerables en el gravamen. Ahora estrena jinete: Gonzalo Bellocq.

Uno estará pronto entre los punteros. El otro, vendrá a la expectativa. Entre ellos habrá otros seis caballos con historias diferentes, comenzando por Best for Last (Incurable Optimist), que abandona la zona de confort que había encontrado en Azul, con tres primeros y dos segundos en cinco clásicos regionales. Vuelve a un hipódromo en el que ya se impuso en 2000 metros, aunque sobre arena, y el pasto no genera interrogantes porque ya ganó allí.

Licinius (Mount Nelson) corrió mucho mejor los clásicos siendo perdedor que después de haber logrado el ascenso en la milla de césped. Su atropellada será más rendidora si hay un trámite movido, y para él bajan las exigencias respecto de los cotejos en los que se ha estado probando.

A Interbanking (Pure Prize) también le ha costado en las tres salidas más recientes, pero no es un caballo de los que salga a la cancha a especular. Y como Eduardo Ortega Pavón, su jockey, conoce bien a Mateco, no se la hará sencilla si aquél fuera a la punta temprano.

Joaqueño (Exchange Rate) sale de pesca, como lo hizo en su único intento fuera de lo común, cuando se metió quinto –a tres cuerpos y tres cuartos– en un handicap en esta misma distancia, pero en la arena. Braeval (Incurable Optimist) adoptó similar estrategia en los dos triunfos de los que precede y le agregó coraje en el segundo de ellos, antes de tomar impulso para esta primera experiencia clásica. Y Mariscal Sam (Alrassaam) se valió de una apuesta de ese estilo para recién salir de perdedor, aunque por un amplio margen. Ellos tres llegan como lances a la cita.