Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Lencelot tiene un examen exigente en una jornada atípica

Carreras / 20.01.2018

Lencelot-HLP

En cuatro de las cinco oportunidades que Lencelot (Sidney’s Candy) viajó desde su stud en San Isidro al hipódromo de La Plata, el caballo del stud La Frontera se volvió con una victoria. Esa cosecha abarca cinco de sus conquistas durante el segundo semestre del año, donde solamente perdió en el Gran Premio Palermo (G 1) por tres cuartos de cuerpo, en el Argentino. En ese lapso, el alazán dejó en el camino a dos de los principales rivales que tendrá este sábado en una atípica jornada en el Bosque. El contexto será la milla del Clásico Latinoamérica (G3).

Lencelot llega bien a la carrera, lo veo bien. Hay un respeto por los calores y por el viaje, que a veces te pueden jugar en contra con este clima, pero en el día a día de entrenamiento se lo nota muy bien”, sostiene Carly Etchechoury, su entrenador. “De todos modos, los rivales son respetables y hay que ganarles. Nadie te regala nada. El más duro tal vez sea el que ganó el gran premio de la milla el día del Dardo Rocha, pero lo tenemos adentro y Luciano (Cabrera) puede especular un poco, ir viendo qué hace y eso jugar a nuestro favor. Le tengo fe para que viajemos temprano, esquivemos un poco el calor y defina”, agregó el cuidador.

En septiembre, relegó al tercer lugar a Emerging Talent (Broken Vow) –al que hace alusión Etchechoury–, que dos meses más tarde se adjudicó el único Grupo 1 de la media distancia en el escenario de la capital bonaerense. Y en la salida más reciente, postergó a Bravo Ignacio (Mutakddim), que en su debut en el campo mejor rentado había llegado cuarto del caballo de Juan José Martínez en el Gran Premio Joaquín V. González. Tras aquel enfrentamiento, el de la caballeriza La Peladilla fue a San Isidro y llegó como escolta de El Atlántico (Stormy Stlantic) en el césped.

A ocho meses de su última carrera, Saviour (Pure Prize) volverá a escena poniendo en juego su invicto en tres salidas. Doble vencedor de Grupo 3 entre potrillos, en la despedida echó el resto para salvar el honor. “Tiene mucha calidad y es muy manso. En la última que ganó vino enojado adelante al principio, luego logré serenarlo y reaccionó cuando lo había quebrado el de Gaitán”, recuerda Roque González, el jinete que lo montó siempre y volverá a estar en las riendas. El rival al que menciona en forma tácita era Sobre Action (Interaction), segundo al hocico aquella tarde y ahora otra vez entre sus oponentes, pero con mayor gimnasia competitiva. En esta ocasión, aquél irá en yunta con Asiatic Quality (Asiatic Boy), que se hizo un festín en los dos kilómetros de arena húmeda platense cuando salió de perdedor pero las dos veces que se probó ante exigencias superiores acusó el cambio.

Alfredo Gaitán Dassie suma el análisis sobre los suyos, que presentará su hijo Lucas: “Sobre Action no tendría que haber corrido la última, en San Isidro. Es una cancha en la que anduvo bien de potrillo, pero él se las rebusca en La Plata. Creo que nos entusiasmamos. Y Bravo Ignacio le fue a ganar a Lencelot en la última y el otro, con clase, lo aguantó bien”. Y agregó: “Corren pocos, pero es brava. Me dan kilos los grandes y tengo que aprovechar esa ventaja”. La intriga está puesta en si José Da Silva –el jueves volvió de sus vacaciones de Brasil– dará el peso de 54,5 kg sobre el caballo de la caballeriza Establecimiento Mariana Eva.

Completa el lote El Animal (Emperor Richard), una mole de 520 kilos, inexperto en esta distancia pero su velocidad le ha permitido lograr tres placé en cotejos jerárquicos y al saltar a los 1400 metros sin acusar el alargue. Eso sí, se ha convertido en un arrimador serial, aun probándose entre simples vencedores, y eso hace que deba sortear más de un escollo para estar en la definición.