Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Isleña Emperatriz atajó a Diosa Pampeana con lo justo

Carreras / 14.01.2018

12da-ISLEÑA-EMPERATRIZ-(2)

Un final apasionante tuvo el Clásico Enero disputado en la recta del hipódromo de San Isidro. Isleña Emperatriz (Pure Prize) , que parecía estar vencida a 50 metros del disco, mostró guapeza para contener por ventaja mínima a Diosa Pampeana (Mutakddim) al cabo de 56s40/100 para el kilómetro.

Tras una suelta complicada, en la que los ejemplares de adentro quedaron muy complicados, la brasileña Barbera D’Asti (First American), Isleña Emperatriz y Diosa Pampeana quedaron, prácticamente, como únicas protagonistas.

Amagó primero la conducida por Jorge Ricardo pero en los 200 finales la lucha quedó resumida a ganadora y escolta y en el cierre aguantó con lo justo la conducida por Eduardo Ortega Pavón en final de bandera verde por sobre la potranca montada por Pablo Falero que tuvo demasiados tropiezos en el desarrollo y merece revancha.

Y uno de los que sufrió más que cuando estaba bajo los tres palos de una cancha de fútbol fue Gastón Sessa, el feliz propietario de la triunfadora. “Estuvimos a punto de retirarlo. Llamé temprano al manager de Orteguita porque la íbamos a retirar ya que no nos gustaba para el pasto pesado, pero me dijo que no había llovido mucho y que la presentáramos. Tuvo razón y ahora podemos festejar”, señaló el ex guardavalla de Vélez, que sigue los pasos de otros arqueros como Angel David Comizzo y Ariel Rocha, quienes también disfrutaron de pesajes triunfales.

“Hace algunos años, cuando el retiro se acercaba, decidí cambiar la adrenalina del fútbol por la del turf gracias al consejo de Marianito, un amigo. Crío en Rojas, con José Aladro, mi socio, y tenemos unos 60 ejemplares, siempre buscando tener la mejor genética”, agregó el “Gato”.

Y no hay dudas que arrancó bien: Isleña Emperatriz ganó 5 de 8 en su breve y exitosa campaña, que la había visto celebrar en el Bosque platense hasta el momento. De aquí en adelante parece destinada a seguir creciendo.

Párrafo aparte para Diosa Pampeana, que tuvo tropiezos al por mayor, pero corrió “una de las mejores carreras de su vida” según su entrenador Omar Labanca. Y otro para Imputada (Que Vida Buena), la favorita de la competencia que perdió toda chance de éxito en la largada.