Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Gandhi di Job duplicó su gloria

Carreras / 07.01.2018

gandhi-di-job-(8)

Está claro que Gandhi di Job (Job di Caroline) nació para dejar una huella en los hipódromos. Lo demostró de potrillo, cuando ganó de punta a punta el Nacional y repitió dos meses después la fórmula en el Gran Premio José Pedro Ramírez (G1). Y lo ratificó este sábado, cuando se adueñó por segunda vez consecutiva la carrera más importante del turf uruguayo, en los 2400 metros de arena de Maroñas, un año más tarde.

Por si fuera necesario hacer algo diferente para duplicar la gloria, esta vez apeló a una estrategia distinta para obtener el mismo resultado. Lo resolvió sobre la marcha Federico Píriz, su jinete, con la libertad que le concedieron el entrenador Jorge Firpo y el propietario, Carlos Zaffaroni. “Nos juntamos una noche en el stud y decidimos que era lo mejor. Se hablaba mucho de que el desarrollo iba a ser ligero y lo más sensato parecía resolver en carrera”, coincidieron ambos. Fue una de las tantas decisiones acertadas que se sumaron para repetir la hazaña.

Antes habían tomado otra, con respecto a los pasos a seguir para llegar con el zaino en las mejores condiciones al gran objetivo. “A pesar de tener un problema en abril y correr apenas tres carreras desde enero pasado, le teníamos mucha fe”, sostuvo Jorge Firpo, su entrenador. No había sido un inconveniente menor. “Tuvo una lesión en un tendón y le dimos todo el tiempo necesario para que se recupere. Y cuando estuvo sano, evaluamos que antes del Ramírez debía correr otra, y elegimos un clásico de 1500 metros porque entrenaba bien pero necesitaba velocidad”, continuó la explicación el preparador. Aquel tercer puesto del caballo nacido en Brasil y radicado desde potrillo en Uruguay no lo desilusionó. “No corrió bien, pero lo que importaba era su sanidad y que había dos meses más por delante para prepararlo para esta carrera”. Y todo salió redondo. “No soy de exteriorizar demasiado, pero lo grité, esta vez lo grité”, confesó Firpo.

Píriz, que había repetido la imagen de ponerse la corona de laureles entre su cuerpo y el pescuezo de Gandhi di Job y pasear frente a las tribunas que lo vivaban, festejó mucho más de lo que pudo hablar luego de la prueba. “El caballo se fue solo para adelante. Hizo todo bien”, sintetizó, antes de cambiarse de chaquetilla y salir a competir en la cita siguiente. El liderazgo del potrillo local Ben Hur (Honour and Glory) duró hasta el final de la recta opuesta y el deseo de Pablo Falero de seguirle los pasos con el argentino Old Bunch (Not for Sale) sucumbió ante la realidad de que su caballo, más allá de las penurias del viaje desde Buenos Aires, no tenía la reserva de energías que se pensaba. Y quedó último. “Andaba muy bien cuando lo monté en Palermo. El viaje lo mató, porque desde el comienzo venía forzado”, se lamentó Pablo Falero, jinete del único visitante.

Por el contrario, Gandhi di Job tenía furia y muy buena memoria. Aceleró por adentro antes de llegar al último codo y en la recta lo dejó ir por el mismo camino exitoso que había recorrido un año atrás. Al trasponer la meta, la diferencia fue de dos cuerpos y tres cuartos con El Abanderado (Capitano Corelli), en un 1-2 de los últimos ganadores del Derby de Maroñas.

No tenemos planes aún. Hasta donde sabemos, el Ramírez no fue clasificatorio, pero ojalá podamos correr el Latinoamericano otra vez, ya sea porque nos nominen o porque podamos clasificar en el clásico Quintela, el mes que viene”, dijo Zaffaroni. Después de la experiencia en Chile, cuando no se sintieron bien tratados en vísperas del triunfo de Sixties Song (Sixties Icon) en Valparaíso, se palpa que aspiran a la revancha de local.

El domingo 11 de marzo próximo, cuando Maroñas sea sede de la prueba sudamericana que rota anualmente por los hipódromos asociados a la OSAF, cuesta creer que el caballo del stud La Fe y criado por el haras Curitibano, no vaya a ocupar una de las 14 gateras. Nació para hacer historia.