Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Firpo y Cáceres, rivales en el Ramírez, socios en el Piñeyrúa.

Carreras / 04.01.2018

GANDHI-DI-JOB-GPRAMIREZ-(G1)-(3)-1

Mientras que Jorge Firpo veía el intenso vareo del día desde el Palco Oficial de Maroñas, Luis Alberto Cáceres Aranda trabajaba en la pista tal como lo hace a diario. Ambos, al igual que el resto de profesionales que compiten en el Mitin del próximo sábado, con un horizonte en común: los cuatro grandes premios que se corren en el principal escenario hípico uruguayo.

Don Jorge Firpo transmite tranquilidad y mesura, a pesar de tener grandes chances de llevarse la victoria en el José Pedro Ramírez (G1), Ciudad de Montevideo – Jorge Batlle (G1) y Pedro Piñeyrúa (URU-G1).

El caballo llega muy bien. Te diría que está perfectamente, espero una gran carrera de Gandhi di Job”. Nos confiesa rodeado de su gente. “Él corre a la descubierta. Veremos como se desarrolla la carrera este 6 de enero pero como siempre, dejando libertad de acción al jockey que es quien va arriba del caballo y decide”. Agrega.

Solo 7 caballos a lo largo de las 119 ediciones del Ramírez han doblado victoria en la prueba, Gandhi di Job (Job di Caroline), ganador en 2017, busca ser el octavo. Para ello tendrá que batir entre otros al favorito, el argentino Old Bunch (Not For Sale). “Lo observé en algunos videos. Es una caballo corredor que le gusta correr la carrera, pero con el viaje, etc. no se como está. Eso no me preocupa a mi, le debe preocupar a quien lo cuida. Lo importante, nosotros tenemos el caballo para correr que anda muy bien y será protagonista” afirma el preparador confiado en las opciones del suyo.

Ganhi di Job llega con un floreo que convenció a sus huestes. “Pasó 2.200m en 2´20” 1/5 con 1´02” en los últimos 1.000 y un remate de 12”2/5 de final. La partida fue de 1.200 en 1´17” con 12”1/5 en los últimos 200. Con ello, llega perfecto a la carrera del sábado”.

Dejamos a Firpo para hablar, en un alto de su trabajo, con Luis Cáceres que ya sabe de ganar un Ramírez, lo conquistó con Fletcher (Ecclesiastic) en 2016 y en un par de ocasiones llegó en segundo lugar. Piloto con experiencia en este tipo de carreras que se apilará en otro descendiente de Ecclesiastic, Monje Negro, ganador de la Polla de Potrillos (URU-G1) del pasado año. “Va a ser el Ramírez una muy linda carrera, pareja. En cuanto al trámite, creo que va a salir adelante Old Bunch, por sus características, si bien hace un tiempo que no corre, así es como lo hace el caballo. Creo también que Gandhi di Job lo va a seguir, al igual que algún otro, quizás Piscos Our o Descocado en un trámite que creo va a ser ligero”.

El ganador de las últimas tres estadísticas nos confiesa donde vendrá ubicado. “Monje Negro vendrá en mitad de lote, él está acostumbrado a venir de atrás esperando para el final de la carrera. La idea, con la familia Martínez, es correrlo los últimos ochocientos quizás desde los mil para que el caballo llegue con su mejor rendimiento arriba. Eso es lo que veo ahora, después que se abran las gateras, se verá. Por ahí pensamos que salgan en forma violenta y el trámite puede hacerse suave, ahí sí, vamos a tener que venir más cerca”.

En la carrera, de 16 participantes, hay 7 jockeys que ya saben lo que es ganar un Ramírez. “Es un plus haberlo ganado, aparte también definí en varios. El sábado voy con una gran chance, cuando se abran los partidores, sabiendo a quien corro, voy con mayor tranquilidad”.

Para los jockeys rivales que Cáceres haya ganado las últimas tres estadísticas no influye a la hora de la carrera. “Ellos no lo ven así, somos todos compañeros, dentro y fuera de la cancha”.

Antes de que el salteño retomara la actividad nos dejó la última. “Corro con muy buenas chances en los clásicos, los caballos andan muy bien. Espero tener un buen 6 de enero”.

Cáceres luego del Ramírez se unirá a Firpo en el “Pedro Piñeyrúa” (URU-G1) con Fitzgerald (Put it Back), en referencia a ello el cuidador nos manifestó: “Este también siguió bárbaramente bien, yo pensaba que ganaba el Argentina (L) porque antes de la carrera me gustaba, pero lo que el potrillo hizo fue brillante, no veía algo así desde los tiempos de Boby di Job. Ganó de forma espectacular. Ahora espero que Fitzgerald confirme. Creo que no estamos frente a una utopía, estamos frente a un gran caballo”.

Enemigos en el Ramírez y socios en la milla internacional, ambos se tienen fe en los clásicos que dan brillo y color a la jornada del próximo 6 de enero.