Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

El conflicto se devoró otra fecha en San Isidro

Carreras / 08.01.2018

protestas-2

Cuando parecía que el conflicto que sostiene la Gremial de Profesionales con el hipódromo de San Isidro solamente se había cobrado una fecha, la del viernes pasado, las esquirlas alcanzaron otra jornada y tampoco habrá competencias en la Argentina el miércoles próximo.

Así lo comunicó durante el domingo la comisión de carreras del Jockey Club, que inicialmente había indicado que mantenía abiertos hasta el mediodía del lunes los llamados para su tercera reunión del año. En paralelo, tras la grotesca cancelación del viernes, con gente ajena a la actividad impidiendo el desarrollo de una jornada con ya escasa ratificación (o alto acatamiento), desde la entidad que preside Eduardo Ferro se había anunciado que, en principio, tomarían una tregua por dos semanas y las inscripciones se normalizarían, sin perder otro día.

No obstante, la pugna continúa. "Queda suspendida la reunión hípica prevista para  el miércoles 10 de enero, por no garantizarse las medidas y condiciones de seguridad mínimas para llevarla a cabo y teniendo como antecedente los indeseables acontecimientos registrados el último viernes. Máxime, considerando que la Asociación Gremial de Profesionales persiste con la intención de impedir la realización de la citada reunión, según lo informado en un comunicado de prensa enviado últimamente", justificaron desde San Isidro. Los insultos y agresiones entre quienes estaban a favor y en contra de un paro generaron un clima patético en la zona del Comisariato.

Desde el gremio se cambió la actitud y San Isidro no quiso grises. "Nuestra prioridad es proteger a los actores y participantes –caballos, propietarios y público en general, entre otros–de actitudes que repudiamos y no compartimos, más allá de las pérdidas y daños irreversibles", señala el comunicado.

Hay daños que están enquistados: los problemas en las carreras en la Argentina adquieren hace tiempo una dimensión casi por igual a la disputa del Carlos Pellegrini. Políticamente, el turf local (sectorizado y sin plan para acompañar la subvención que le llega por Ley) atraviesa una etapa de las más difíciles, tratando de barrenar entre las olas que exhiben su condición de cuarto reproductor mundial y una industria con una invalorable mano de obra y los ajustes y retrasos en los pagos que provocaron la medida original.

Esta última, incluso, quedó un tanto desvirtuada luego de que San Isidro optara por suspender momentáneamente uno de los focos infecciosos, el cobro del antidoping que tiene la obligación de realizar para el normal y legal desarrollo de la actividad. Para la Asociación de Propietarios fue suficiente como para creer que se abría un canal de diálogo. Para la Gremial, ya había más items que resolver y no era suficiente. De su Asamblea surgió que no había voluntad de atender todos los puntos que habían llevado a tomar la decisión, focalizados en un manejo de los fondos que consideran "discrecional", con costos elevados de anotación en los clásicos que muchas veces no se reintegran (porque corren menos competidores) e ingresan en una zona en la que la Lotería Provincial decidió no involucrarse, si se entiende como esa respuesta su silencio sobre el tema. Para algunos, la solución únicamente llegará "judicializando el tema".

Este lunes, San Isidro sí recepcionará las anotaciones para las jornadas del sábado 13 y del miércoles 17, “en forma condicional a la resolución del conflicto”, indican. Justo el día en el que el diario de mayor circulación en el país, Clarín, publicó una noticia sobre “la guerra final contra el juego de (la gobernadora María Eugenia) Vidal”. El turf deberá solucionar en lo inmediato su guerra interna y, además, trabajar para demostrar que no es un árbol en el bosque de juegos de azar. Aunque muchas veces desde la actividad los egos, las miserias y la falta de un plan conjunto lo rebajen a ser el primero del que se hace leña.