Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Wow Cat, Triplecoronada y con el mundo a sus pies

Carreras / 10.12.2017

WOWO-CAT-CLASICO-ST.-LEGER-(2)

Si alguien osaba cuestionar la calidad de Wow Cat (Lookin at Lucky), ahora no queda espacio alguno para las dudas. De nadie. Es que la hija de Lookin at Lucky ganó de manera maciza el clásico St. Leger (G1), segunda etapa de la Triple Corona Nacional, corrida ayer  en el Hipódromo Chile. Con este triunfo, la corredora se llevó la Triple Corona Palmeña, circuito que le reportó US$600.000, incluyendo los premios de las anteriores etapas, clásicos Mil Guineas (G1) y Gran Criterium (G1), los que también ganó con facilidad.

Lo de este sábado fue una nueva exhibición. Es una finasangre que no necesita plan de carrera, pues puede venir donde quiera. En esta ocasión se desempeñó en el cuarto puesto, vigilando a una distancia moderada a los punteros, Harley Queen (Happy Hunting), Leitone (Dunkirk) y Catching Dreams (Newfounland). Al momento de girar la curva final, el jinete Jorge González apenas necesitó pasar un cambio para que la yegua cambiara de ritmo y comenzara a sacar considerable ventaja a sus rivales. En definitiva, 5 1/2 cuerpos fue el margen de diferencia sobre el corajudo Leitone, el único que puede hacerle alguna cosquilla a la campeona. Más atrás, Mister Fluff (Fast Company), Tramador (Lookin at Lucky) y El Notario (Fast Company) completaron los cinco primeros puestos.

Wow Cat, que es entrenada por Carlos Urbina, cruzó el disco de sentencia en medio de los aplausos de las cerca de treinta mil personas que llegaron ayer al Hipódromo Chile. En la tribuna, sus propietarios, el stud Vendaval de la familia Hurtado-Burr, gritaban a todo pulmón al son de un "Vamos Wow Cat, yegüita", que terminó siendo un grito de triunfo inolvidable para los también dueños del Haras Paso Nevado.

La nueva triplecoronada palmeña, sexta en la historia y primera hembra, marcó un crono de 2.19.77 minutos, más lento que el de Incentive Boy (2015) y Big Daddy (2016), pero a la vez lo impuso sin recibir castigo alguno de Jorge González. El jockey, al igual que Wow Cat, entró en los anales de la hípica chilena, porque ayer alcanzó su triunfo de Grupo 1 número doce de la temporada 2017, récord absoluto en este país.


Destino Estados Unidos... ¿O antes El Derby o El Latino?

Ayer, antes de la carrera, se daba por hecho que luego de un eventual triunfo en el St. Leger, la yegua emprenderá rumbo a Norteamérica. Incluso ya se hablaba de que recalará en corral de Chad Brown, el trainer del momento en Estados Unidos. Sin embargo, el propietario y criador, Pedro Hurtado, se encargó de dejar abierto el panorama: "Estados Unidos será su destino, es correcto, pero la verdad no sabemos cuándo. Es posible que corra antes alguna otra competencia. Lo vamos a analizar con toda calma", señaló Hurtado a la transmisión oficial del Hipódromo Chile. De este modo, la puerta para una eventual participación en El Derby (G1) o en el Gran Premio Latinoamericano (G1) sigue abierta.

En tanto, el entrenador Carlos Urbina comentó a LAT que "es un momento de completa felicidad. Esta yegua es una campeona y lo demostró ganando nuevamente sin ser totalmente exigida. Los rivales eran muy buenos, lo que enaltece el triunfo", afirmó el formador de la hembra de tres años, que ayer ganó el St. Leger por segunda vez en su trayectoria. Anteriormente había celebrado con Lovely Ocean el año 2013.

Para terminar, el jinete Jorge González recibió la ovación del público en el paseo de ganadores post carreras, y muy emocionado señaló que "ganar el St. Leger era mi sueño desde niño, pues yo soy muy cercano al Hipódromo Chile. Esta es una yegua excepcional, soy afortunado de poder correrla. Este año 2017 ha sido increíble, ya es difícil ganar un Grupo 1, imagínate doce", dijo González, que en las próximas semanas debería ser premiado por el Círculo de Periodistas Deportivos de Chile por su notable producción en la presente temporada.

A solo unos metros de los festejos de Wow Cat, el equipo de Leitone masticaba la derrota, y con una mezcla de orgullo y resignación, uno de sus propietarios se limitó a decir que "Wow Cat es invencible. Mi caballo quizás es mejor que los últimos dos triplecoronados, pero no hay cómo ganarle a esta yegua".

Esta es la misma concepción que la campeona chilena deberá demostrar en Estados Unidos, más allá de la fecha exacta en la que emprenda vuelo. Por lo mostrado en tierras nacionales, ya nadie pone en tela de juicio que tiene el mundo a sus pies y solo el cielo es su techo.