Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Walter Baez: “Presento dos caballos en el Ramírez y tengo mucha expectativa de ganar”

Carreras / 22.12.2017

BAEZ

Todas las mañanas, Walter Ricardo Báez, Leyenda viviente del turf uruguayo trabaja en el mismo partidero del hipódromo de Maroñas. Son cuatro boxes, bien pegados al estacionamiento del Palco y al Portón 7 de la calle Guerra.

Desde ese punto, junto a su hijo Sebastián, Báez da las pertinentes indicaciones a peones, vareadores y jockeys.

A pocos días de la disputa de un nuevo Gran Premio Ramírez (G1), el otrora jinete no olvida su triunfo con Cascabel (Cuatrero) en 1973. “Es un muy lindo recuerdo, fue una carrera muy peleada de doscientos al disco con una yegua argentina Fizz que llegó a Maroñas como la gran favorita de la carrera. Nosotros tuvimos un poco mas de suerte y ganamos por media cabeza. Fue, realmente, muy emocionante”.

Cascabel defendía los colores de las sedas Vic-Vic, para ese entonces la carrera se disputaba sobre 2800 metros, el tiempo final del pupilo de Don Pablo Gelsi fue de 2´56” clavados en una competencia en la que intervinieron 10 caballos.

Siete años más tarde, Báez volvió al podio de un Ramírez con The Last (Snow Cry), un defensor del stud norteño Haras Coqueiro Verde que se había radicado en Maroñas con singular éxito. “En esta carrera fue algo más trabajado, corríamos en yunta. Al caballo argentino mi compañero le corrió la carrera en todos lados y yo llegué de refresco, saqué afuera y pasé de largo. Es un muy lindo recuerdo también”.

Báez corrió y entrenó en el viejo Maroñas en aquellos seis de enero que no cabía un alfiler en el hipódromo. “Creo que tenemos dos turf distintos. Antiguamente no había la tecnología moderna que tenemos hoy, para ver el Ramírez tenías que venir a Maroñas, no tenías otro modo de ver la carrera. Hoy la gente lo ve más por televisión y el público es un poco menor. Igualmente el Ramírez no deja de ser emocionante, es la fiesta nuestra, viene gente de muchos lados a presenciar el espectáculo”.

Con la fusta colgada, siguió sumando triunfos en la cita por excelencia del turf uruguayo. “Lo gané con Chapulin (Chasqueado) en 1987 en el hipódromo de antes y con Equipado (Candy Stripes) en 2005 luego de la reapertura. Son dos los que tengo en mi haber”.

Desde 2004, Báez acumula seis ganadores repartidos entre los cuatro clásicos del día de Reyes. “Son también lindos recuerdos, en un Mitin gané la de mil metros y la milla con Fui Tambem (Blade Propspector) y Bombero (Ibero). Con Benizi (Patio de Naranjos) lo ganamos en un gran final con Don Oliver H (Hardy), fue un espectáculo. Ya hoy estoy ansioso que llegue el seis de enero, estoy presentando a dos caballos en el Ramírez, Descocado (Demostrado) y Ben Hur (Honour and Glory) y tengo mucha expectativa que lo puedo ganar” enumera.

“Ya se vive el Ramírez, la gente está esperando ese día. Nosotros, como profesionales, estamos locos de la vida para que el seis de enero llegue” agrega Walter Báez.

El preparador que hizo un alto en el camino para atender a LAT, siguió con sus tareas. Aún restan dos reuniones en Maroñas y otras tantas en Las Piedras antes de que concluya el año, pero en el barrio de Ituzaingo y sus alrededores, todos, esperan por el Gran Premio José Pedro Ramírez (G-1) con sus clásicos 2400 metros en su edición 120.