Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Si los hermanos se pelean, los devoran los de afuera

Carreras / 29.12.2017

Fiskardo

Con un premio de un millón y medio de pesos (unos 82.415 dólares) al ganador, el Clásico Clausura (G 2) ha ganado en calidad de inscriptos y aparece como un cierre de temporada fantástico para el calendario del hipódromo de La Plata. La cita será a las 19.40, sobre dos kilómetros.

Dos hijos de Not for Sale saldrán desde gateras lindantes y con similar ambición: unir ambos extremos de punta a punta. Uno es Fiskardo, tercero en el Gran Premio Dardo Rocha (G 1) y con el respaldo de un año en el que corrió doce clásicos de 2000 metros a 2400, con victoria en cuatro de ellos. Con buena velocidad desde las gateras y resistencia, la distancia que afrontará este jueves parece la ideal para salir corriendo de firme y llegar con igual ritmo. “Anda bárbaro, se corre en la distancia ideal para él y seguramente vamos a ir adelante y va a estar definiendo. Le tengo mucha fe”, mencionó Octavio Arias, su jinete.

El potrillo Areco for Sale es el de menos recorrido en los hipódromos. Tras imponerse de punta a punta entre perdedores, se probó en el Gran Premio Nacional (G 1) y fue tercero de Roman Rosso (Roman Ruler), a sólo medio cuerpo de Smart Holiday (Harlan’s Holiday), el segundo. Con 5,5 kg menos que el crédito del stud Mate y Venga, en su primera salida de Palermo la incógnita pasa por si tendrá la misma actitud de su ascenso, con el riesgo de que una pelea favorezca a los atropelladores, o si especulará ante un rival que se agranda si lo dejan ir solo al frente.

Perfecto Juez (Perfectperformance) es otro que apuesta a venir entre los primeros, pero estuvo trece meses sin correr y su regreso fue flojo, en el césped de San Isidro. Ahora regresa al terreno en el que se adjudicó la Polla de Potrillos (G 2-1600 m) y el Gran Premio Provincia de Buenos Aires (G 1-2200 m) en 2016, lo que le abre una ventana a la rehabilitación.

Star of the City (City Banker) es la única yegua del lote y ofrece una particularidad: cruzó primera las tres veces que fue llevada a La Plata, siempre en ocasión del Clásico Los Criadores (G 2), pero en uno la distanciaron. Frente a los machos irá a buscar la carrera en la última curva, luego de mostrarse desentendida del grupo, y si la cancha está revuelta le vendrá mejor.

Santa Elena sube a escena una yunta. Citta di Bari (Campanologist) viene de ganar en el mismo tiro y piso, pero hasta aquí ha tenido un rol secundario en el campo mejor rentado. El Pendex (Jump Start) sí dio un paso firme hacia adelante cuando aumentaron las distancias y hasta logró dos festejos en compromisos de Grado, con la complicidad de la arena pesada. “El potrillo es muy bueno y llega 10 puntos, luego de un descanso. Si la cancha está dura, es como que va rebotando, pero en el barro tiene un plus”, grafica Alfredo Gaitán Dassie.

Junto con este último, la familia Gaitán llevará “si es posible a las 5 de la mañana, para evitar los calores” al brasileño Ferroseed (Wild Event), que venció las últimas tres veces que fue al Sur, incluidas las dos más recientes, y arañando el récord de los 2100 metros. Tiene una deuda pendiente con las pruebas de Grupo, donde todavía no ha rendido en igual nivel que en las condicionales. “Fue un poco tardío, pero está en plena evolución. El día del Rocha ganó una condicional con lo justo (mínima) pero luego lo hizo mucho mejor en un especial”, sostiene el entrenador.

Para Licinius (Mount Nelson) será el primer intento en el trazado platense, a poco más de dos meses de su floja respuesta en el Jockey Club. Caso curioso el del potrillo: mientras era perdedor sumó dos terceros en cotejos de Grupo 1 y luego de lograr una victoria estuvo desconocido en ambos intentos. Un desarrollo intenso le reportará mayores beneficios ahora que llega descansado.

Mucha Chance (Freud) afronta su primera experiencia clásica en una pista que tomó bárbaro: prevaleció por 13 cuerpos, logró su segundo festejo en serie y éstos han coincidido con las únicas ocasiones en las que lo montó Francisco Gonçalves, que volverá a apilarse en el zaino.

La presencia de Bon Cavalier (Russian Blue) es un canto al optimismo.  En cuatro de sus últimos seis compromisos ha llegado a más de 23 cuerpos y en la más fresca, a 10 cuerpos en Azul.