Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Nicholas fue mucho más que un consuelo

Carreras / 17.12.2017

NICHOLAS

Sin la posibilidad de correr a Legión de Honor (Grand Reward) en el Unzué, el triunfo de Nicholas (Equal Stripes) en el Gran Premio Joaquín S. de Anchorena (G1) resultó mucho más que un consuelo para el jockey Eduardo Ortega Pavón y el entrenador Enrique Martín Ferro este sábado. Fueron socios en la decepción con el potrillo y en la felicidad con el caballo que volvió a vencer luego de seis meses y lo hizo nada menos que en la carrera más importante de la media distancia en el césped del hipódromo de San Isidro.

Había fracasado en algunas carreras en el barro y en la última perdió chiquito. Cuando empezó a llover me preocupé, pero por suerte paró y no llegó a incidir en el estado de la pista. El cuidador me dijo que lo corra tranquilo, así que lo esperé bastante y cuando arrancó lo hizo con fuerza”, repasó Eduardo Ortega Pavón, que levantó la copa del único gran premio en el que pudo competir en la gran jornada del sábado. El martes próximo, el jinete que marcha líder en la estadística general de la Argentina llegará a la fiesta de los Olimpia de Plata como favorito en la terna de turf que integra junto al uruguayo Pablo Falero y el brasileño Francisco Gonçalves.

El vértigo que imprimieron Barco Pirata (Equal Stripes) y El Jarana (Wood be Willing) fue perjudicial para ellos y el trampolín al triunfo para Nicholas, que pasó de largo en los metros finales con resto para contener a El Atlántico (Stormy Atlantic), escolta desde medio cuerpo. La misma diferencia hubo entre el segundo y la tercera, la potranca Atómica Oro (Orpen), que dominó gran parte de la recta en su primera experiencia en esa cancha.

No pude presentar a Legión de Honor porque no era conveniente arriesgarlo y quiero tener al caballo entero para el año que viene. Al final ganamos con Nicholas, al que le teníamos una fe bárbara. Realmente, se hizo la carrera ideal para él”, sostuvo Martín Ferro.

Hace 20 meses, Quique lo presentó por primera vez, en su debut triunfal en Palermo, y esta cuarta conquista está por encima de todo lo anterior. En esta oportunidad incluyó revanchas como la que aquí se tomó de Víctor Security (Storm Atlantic), su verdugo hace dos meses en el Gran Premio San Isidro (G 1) y esta vez sexto; de Rampini (Manipulator), que lo dejó al pescuezo en el Clásico New Dandy y ahora llegó quinto, y de El Benicio (Hurricane Cat), que puso la cabeza delante suyo en el América (G 2) y ayer fue cuarto. Más que consuelo, todos los desquites juntos.