Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Dulce Itatí, una yegua que hizo emocionar a dos provincias

Carreras / 08.12.2017

4ta-(3)

Lloraba Omar González y levantaba sus brazos hacia el cielo mientras iba camino a la herradura de los vencedores en la búsqueda de su yegua Dulce Itatí (Mr. Troilo). El entrenador terminaba de verla ganar el Clásico Florindo Catapano y no podía creer que eso que venía soñando desde hace tiempo se había hecho realidad. La representante del stud San – Ita le acababa de provocar “lo más grande que nos pasó en la vida en las carreras”, según su confesión.

Ganadora de dos carreras en La Punta, tras algunas flojas entregas volvió a la victoria este viernes en su primera experiencia en San Isidro y su gente sintió que ellos habían ganado la Copa de Plata. “Sabíamos que a fin de año se corría este clásico y queríamos llegar bien. Era nuestro objetivo”, asegura el cuidador, acompañado de José Núñez, uno de los dueños. Se llevan la bandeja y los cuadros que le entregaron las autoridades a Mendoza, donde viven y la entrenan en el hipódromo. Casi 1100 km desde su box al disco.

La compramos en el haras La Posta Vieja cuando tenía un año, la domamos y ahí andamos, entre La Punta y Mendoza, donde haya carreras”, relataba González, que ya había pasado por la entrega de premios y no podía parar de llorar. “Tenemos la idea de que la yegua se quede acá, al menos hasta fin de mes, porque tiene una carrera el 27 y quisiéramos correrla”, apunta Núñez, y sostiene que el cuidador haría el esfuerzo de seguir con el entrenamiento.

Cerca de la vencedora estaba Fernando Videla, el gerente operativo del hipódromo de La Punta. La emoción lo contagiaba. “¿Sabés lo que pasa? San Luis no es una provincia que tenga mucha cría de caballos y esta yegua se crió ahí”, explica. Se entiende. Sobre todo luego de ese final de tres cuartos de cuerpo y cabeza que separó a Dulce Itatí de Day House (Don Valiente), la escolta, y Punta Arenas (Red Rocks), la tercera. El jockey brasileño José Alves Silveira ya parece haberse acostumbrado a vencer en este tipo de cotejos cada vez que hace el viaje. 

Y hay un bonus track emocional: la ganadora es hija de Mr. Troilo (Numerous), un caballo que logró correr oficialmente ya de veterano, tras lucirse con los colores de Candy Ride (Ride tha Rails) en una cuadrera, de potrillo, y casi quedar desahuciado en un campo después de una fractura grave. La vida le dio una segunda oportunidad cuando puso el alma para recuperarse y volver a las pistas. Ahora como padrillo, con una muy baja cantidad de crías, también deja su huella.