Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Old Bunch dio una corrida tan buena que podría ir directo al Ramírez

Carreras / 29.11.2017

Old-Bunch-(Hapsa)

La paciencia es la mejor arma que tiene Antonio Marsiglia. Y al combo, el entrenador le agrega la perseverancia. El resultado, por ejemplo, es la cuenta regresiva que acompaña el paso del caballo Old Bunch (Not for Sale) para su vuelta a la competencia cuando ya han pasado trece meses de su última y triunfal presentación, en el Clásico Vicente Luis Casares (G 2). En el horizonte del zaino aparece como objetivo el Gran Premio José Pedro Ramírez (G 1), del sábado 6 de enero próximo en Maroñas, el principal hipódromo uruguayo.

Hizo 2400 metros en la arena y me gustó mucho. Pero no solamente a mí, sino que dejó conforme también a Falero, que me dijo que lo notó mejor incluso que cuando lo montaba a los 3 años”, revela el preparador uruguayo. Pavada de elogio escuchó Marsiglia del jinete. En Palermo, el viernes el reloj marcó 2m33s y Antonio destaca, además, “que llegó muy bien al disco”. Criado en el haras Arroyo de Luna, el nieto materno de Singspiel va por los 5 años. 

Marsiglia acaricia a Old Bunch parado delante de su box, con un enrejado verde, dentro de la villa hípica. El caballo está atento a lo que sucede. Para las orejas durante la charla. “Nunca se fue de acá ni dejó de varear”, avisa el cuidador, por si alguno quisiera suponer que tanto tiempo lejos de las competencias implicó algunos meses de campo. “Tenía unos dolores en la entrecuerda y eso obligaba a tenerlo liviano, evitarle esfuerzos. Pero siempre estuvo en movimiento”, agrega. 

  El objetivo está puesto en la carrera cumbre del turf uruguayo, la misma que iba a correr hace casi once meses y algunas trabas impositivas desalentaron el viaje. Ahora, aseguran, está todo reorganizado. Y el stud 3 de Enero sueña con otro festejo, como en 2016, cuando se impuso Fletcher (Ecclesiastic), en una edición a la que Old Bunch no pudo aspirar tras su fracaso en el Pellegrini. Esta vez sí viajaría, y para que sea todo redondo se aseguran a Falero, que todavía no ha podido ganar el Ramírez desde la reapertura del hipódromo de Barrio Ituzaingó en 2004.

Sabemos que viaja el 27 de diciembre y el regreso es el 8 de enero. Así nos dijo el despachante. La única duda es si vamos a correr un clásico el 9 de diciembre en Palermo o no, porque anduvo tan bien que quisiéramos aprovechar para seguirlo entrenando”, evalúa Marsiglia. La decisión tendrá que tomarse antes del lunes, cuando se inscribe para el premio Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (L), sobre 1800 metros.