Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Japan Cup ... Un turf de ciencia ficción

Internacional / 26.11.2017

Japan-Cup

Este sábado, el hipódromo de Tokio dio por inaugurado su fin de semana de la Copa Japón, en asociación con Longines. Una fecha ideal para ir calentando motores antes del gran día y la oportunidad de descubrir el hipódromo, todos los rituales de las pruebas japonesas y el fervor de un público apasionado por las carreras, es decir, las apuestas, los caballos y los jinetes.

 

En bicicleta!

El hipódromo de Tokio es un reflejo de la ciudad: enorme. Para ir de un extremo a otro o explorar todos los pisos, es mejor llevar unos zapatos cómodos ... ¡o una bicicleta! Tokio tiene una disposición particular. Los establos están situados en la zona opuesta a la redonda de presentación. ¡Ni siquiera están en el propio recinto, sino en frente, al otro lado de la carretera! No se trata de cruzar con los caballos. Tokio esconde una gran red subterránea que permite ir de la redonda a la pista, de ahí al recinto de ganadores. ¡Y escala a los establos, pero representa un pequeño trote! Los entrenadores que tienen que ir a ensillar sus caballos tienen otra opción: la bicicleta. Justo en frente de la sala de pesaje, en la entrada de la redonda, encuentran una habitación con bicicletas. Ponen la silla de montar en la cesta y listo, allá vamos!

 

Amar es admirar.

Todos sabemos el ritual de la redonda de presentación y varía más o
menos en los diferentes países del mundo. En Japón, no se queda vacía más de diez minutos entre cada carrera. Apenas los caballos que van a correr la abandonan, entran los competidores de la próxima carrera. Estos giran, durante casi treinta minutos.
Es un ritual. Cuando el encargado del hipódromo da la orden, los ejemplares se detienen y los jockeys que han sido llamados, antes de subirse a sus caballos, se ponen en la misma línea e inclinan la cabeza para saludar. Entonces, depende del estilo de cada uno: algunos se montan corriendo, otros van a un ritmo pausado. Dos "ponies" abandonan la redonda mostrando el camino a los competidores, haciendo un pequeño desfile antes de iniciar el cánter de calentamiento ... ¡incluso en las pruebas para debutantes!

 

Son extremadamente profesionales: en una carrera de catorce participantes inéditos, tomó apenas un minuto conseguir que todos estuvieran en sus correspondientes gateras. Para una carrera de caballos con más experiencia ... ¡Menos de 30 segundos!


El recinto de ganadores, otra ceremonia.

Hay rituales y pasajes obligatorios en cada uno de los hipódromos del mundo, pero hay algo especial en Tokio y, sin duda, en la mayoría de los hipódromos japoneses. El recinto de ganadores es un buen ejemplo. Cada caballo va allí, incluso si la ceremonia se lleva a cabo en la pista para las grandes carreras. El viaje no es lineal: después de una carrera, los cinco primeros están en frente de las gradas, ubicadas a la entrada del túnel que lleva a la redonda de presentación. El jockey ganador procede a pesarse y regresa junto al caballo. Primero, foto del caballo y el jinete, que sostiene la almohadilla y la silla de montar, luego los propietarios se unen a ellos para inmortalizar el momento. El jockey, si tiene tiempo, atiende a distintas consultas y firma autógrafos. En cuanto a la comitiva de los propietarios, abandona el lugar en compañía de una anfitriona ... ¡Y en la línea de dos en dos, por favor!

 

Mucho más que un calentamiento.

Hubo carreras de buen nivel en el programa de este sábado, pero no pruebas de Grupo. Sin embargo, la jornada congregó a cerca de 35,000 aficionados que se dejaron sentir: la grada rugió en cada una de las rectas finales. Eran muchos los fanáticos que se agolpaban en las gradas con pancartas para apoyar a su jockey favorito. Al término de las carreras fueron retiradas. Hoy regresarán, con nuevo material. Un empleado del hipódromo les dirá dónde pueden colocarlas: ¡primero que llegue, primero que la pone! Algunos de estos fanáticos pasarán la noche frente al hipódromo, para tener los mejores asientos al día siguiente en la Japan Cup. Precisión: esta noche en Tokio la temperatura no llegará a los cinco grados.

 

El día de Moore.

Ryan Moore fue recibido con dos pancartas en la redonda de presentación y no decepcionó a sus muchos fanáticos que este sábado disfrutaron con el "show de Ryan Moore": ¡doce carreras en el programa, seis victorias del jockey irlandés! Aplaudido por la multitud, Ryan Moore no paró de firmar autógrafos y saludó tímidamente a la grada. Incluso en Japón, ¡Ryan Moore sigue siendo Ryan Moore!

 

Un hipódromo donde todos pueden encontrar lo que están buscando.

Con 35,000 personas, fue fácil moverse este sábado por el hipódromo, algo muy diferente a lo que sucederá este domingo, con más de 100,000 personas. Una oportunidad única para descubrir y constatar que todos pueden encontrar lo que quieren. ¿Apostar? Las enormes salas ofrecen una multitud de máquinas. ¿Seguir todo el espectáculo sin alejarte demasiado de tu asiento? Hay una multitud de balcones que te permiten ver toda la acción en torno a la redonda de presentación. ¿Restauración? La elección es amplia y para todos los gustos. ¿Comprar un recuerdo? Está el Turfy Shop y sus muchos artículos. ¿Para los niños? Todo un espacio de juegos está dedicado a ellos, con castillo hinchable o pequeño tren.

 

Aquellos que no quieran moverse de sus asientos pueden permanecer allí todo el día, gracias a las pantallas gigantes del hipódromo, y por gigantes, ¡realmente queremos decir gigante! - en el que pasan las carreras de difusión simultánea (Kyoto este sábado). Pero también transmitieron carreras de referencia, probabilidades, caballos en la redonda y, de cara a la Japan Cup, los entrenamientos de todos los caballos que correrán el G1, así como las entrevistas a sus responsables. Atención, no hay sonido, todo va con subtítulos. Las clases de japonés son realmente necesarias …

 

Viva el Domingo!

Este primer día de carreras fue más que solo un aperitivo. Ya es posible sentir la pasión del público por todos los que corren. Esta fascinación japonesa por las carreras de caballos es ciertamente única en el mundo. El domingo, para la Japan Cup, muchos animarán a Kitasan Black (Black Tide), el caballo más popular actualmente en Japón. Imagine que cientos o incluso miles de personas acampan ya frente a las puertas del hipódromo ... Imagine a más de 100.000 personas animando con su programa en las manos o golpeando el suelo el pie. Las tribunas en Tokio temblarán, los corazones vibrarán. Sí, llegó el tan deseado domingo!