Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

El servicio de Candy Ride en 2018 asciende hasta los 80.000 dólares

Cría / 15.11.2017

candy ride

El gran año de Gun Runner, culminado con su triunfo en la Breeders’ Cup Classic (su cuarto G1 de 2017), se ha visto reflejado en el precio del servicio de su padre, el argentino Candy Ride (Ride the Rails), que pasa de 60,000 a 80,000 dólares por potro vivo.

A sus 18 años, el padrillo criado en el Haras Abolengo, lidera por primera vez la estadística estadounidense de sementales en activo con 14,325,465 dólares en premios, superando los 11,201,059 de 2016 que le valieron el cuarto lugar.

Candy Ride ha puesto este año en pista 237 corredores, de los que 119 cruzaron el disco en primera posición (50.21%). Al ya mencionado Gun Runner hay que sumar los nombres de Separationofpowers y Ascend, igualmente ganadores de Grupo 1 en 2017; o los de Candy Sugar Lady (G2), Paid Up Suscriber (G3), Crewman (G3) o Unified (G3).

Otro hijo del padrillo estabulado en Lane's End que podría haber disparado aún más su cotización es Mastery. El pupilo de Bob Baffert se retiró invicto tras exhibirse en el San Felipe Stakes (G2) cuando se postulaba como uno de los grandes favoritos del Kentucky Derby (G1). De echo en 2018 iniciará su primera campaña como padrillo en Claiborne Farm con un fee de 25.000 dólares.

Candy Ride afronta el último tramo de su vida con el reconocimiento de ser uno de los padrillos más destacados del prestigioso y competitivo turf americano.