Latin American Thoroughbred

EL DIARIO LATINOAMERICANO DE LAS CARRERAS

Candy Ride, la historia detrás del padrillo de punta a punta

Cría / 17.11.2017

candy ride

La categórica victoria de Gun Runner en el Classic (G1), la carrera más emblemática del festival de la Breeders’ Cup, le otorgó un resplandor mayor a su padre, el argentino Candy Ride. El pasado sábado 4 –quiso el destino–, el caballo que es considerado actualmente como el mejor de los Estados Unidos ganó la prueba que no pudo llegar a correr su progenitor por una lesión que determinó su retiro del entrenamiento. Y nada menos que en los 2000 metros de arena de Del Mar, donde el campeón invicto se adjudicó el Pacific Classic (G1) de 2003 en tiempo récord. Fue el broche de oro para otra gran temporada del semental que está alojado en Lane’s End, en Kentucky. De inmediato, su valor del servicio pasó de 60.000 a 80.000 dólares para 2018. Sus crías son ambicionadas como tesoros.